| Artículos | 01 NOV 2007

AMD ataca a Centrino con Griffin

Tags: Histórico
Nueva plataforma de AMD para equipos portátiles
Eugenio Barahona.

A diferencia de lo que sucede con Intel y su Centrino, hasta ahora AMD no ha dispuesto de una microarquitectura diseñada de manera específica para su uso en ordenadores portátiles. Para competir en este mercado, AMD apuesta por Griffin, su nueva plataforma para entornos portátiles.

En los últimos años estamos viendo cómo los fabricantes de procesadores están optimizando sus diseños para reducir su consumo eléctrico. Esta característica es vital a la hora de lanzar un producto destinado a integrarse en una plataforma portátil. Desde el lanzamiento de la plataforma Centrino, Intel ha tenido en el segmento portátil una sustancial ventaja respecto a AMD, ventaja que se ha sustentado en tres pilares: una arquitectura basada en el diseño del ya vetusto Pentium Pro pero rediseñada en gran parte para ser competitiva en cuanto a rendimiento y muy economizadora en lo referente al consumo de energía, un conjunto de chips diseñado específicamente para su uso en sistemas portátiles y, por último, un chipset de conectividad inalámbrica que, sin duda alguna, ha ayudado mucho a popularizar en todo el mundo el uso de este tipo de redes.
Los productos de AMD destinados a su uso en portátiles, la gama de procesadores Turion, son básicamente versiones de bajo consumo de sus procesadores de sobremesa, por lo que no disponen de algunas características que podrían haberse implementado si el producto se hubiese diseñado desde un principio pensando en la portabilidad. Esta situación va a cambiar radicalmente con el lanzamiento de una nueva microarquitectura denominada Griffin, que si bien está basada fuertemente en el diseño de los actuales procesadores Athlon 64 x2 construidos con tecnología de 65 nanómetros, incluye partes rediseñadas para adaptar el producto de manera idónea a su uso en portátiles.

Nuevo controlador de memoria
Una de las principales ventajas que tienen los procesadores K8 sobre sus rivales de Intel es disponer de un controlador de memoria integrado en el propio procesador. Esta característica hace que la latencia en el acceso a memoria sea considerablemente más baja en los procesadores de AMD que en los de Intel ya que, en el caso de estos últimos, las peticiones de acceso a memoria deben salir al exterior del procesador, a través del bus del sistema, hasta llegar al controlador de memoria integrado en el conjunto de chips de la placa base.
Los procesadores Griffin, que se continuarán fabricando con tecnología de 65 nanómetros y estarán disponibles durante la primera mitad de 2008, dispondrán de un nuevo north bridge y, por lo tanto, de un controlador de memoria ampliamente revisado. Si bien la nueva arquitectura está basada en el actual K8, Griffin toma prestadas algunas características importantes de la nueva familia Phenom de AMD que, en teoría, estará disponible antes de que finalice 2007. De la nueva generación de AMD se ha tomado la parte del controlador de memoria que va leyendo datos de la RAM de manera avanzada y basándose en los patrones de acceso a la misma que muestre el software que se esté ejecutando en cada momento.
También se ha modificado la forma en la que se ordenan las operaciones de lectura y escritura. En generaciones anteriores, AMD ha preferido dar preeminencia a las operaciones de lectura sobre las de escritura. Hay que tener en cuenta que la memoria de tipo DDR2 convencional no puede ejecutar simultáneamente operaciones de lectura y escritura, por lo que, en un momento dado, la memoria ejecuta sólo operaciones de lectura o escritura. En los nuevos Phenom, y en el futuro Griffin, el procesador no ejecuta inmediatamente las operaciones de escritura que se solicitan. En lugar de esto, las peticiones de escritura van almacenándose en un buffer especial que, al llegar a un determinado nivel de llenado, se vacía ejecutando una detrás de otra todas las operaciones de escritura que se han ido almacenando. Esta técnica limita el número de veces en las que es preciso pasar la memoria de modo de lectura a escritura, optimizando por tanto los accesos a la RAM.
Lo que aún no ha dejado claro AMD es si Griffin dispondrá de dos buses independientes de 64 bits para acceder a la memoria, o bien de un único bus de 128 bits. Lo que sí es seguro es que la nueva familia de procesadores integrará planos separados para proporcionar corriente eléctrica a cada uno de sus núcleos y al propio north bridge integrado en la CPU. Esta característica es de cierta importancia, especialmente en el caso de portátiles que disponen de vídeo integrado en el chipset. En este tipo de implementaciones, el procesador gráfico realiza peticiones a través del bus HyperTransport para realizar accesos a la memoria del sistema, lo que implica el funcionamiento del controlador de memoria integrado en el microprocesador. Disponer de planos independientes para el suministro de corriente hará posible que el sistema pueda entrar en estados de ahorro de energía más profundos, resultando de ello cifras mayores de autonomía de los sistemas al funcionar con batería.

HyperTransport
Griffin dispondrá, igual que los nuevos procesadores Phenom, de un enlace HyperTransport 3 con el mundo exterior. Como es lógico, al aparecer en el mercado una nueva versión de una determinada tecnología se ha aumentado el ancho de banda que queda disponible para la comunicación entre el procesador y el conjunto de chips del sistema. Si bien esta característica es importante, y más aún si tenemos en cuenta que cuando Griffin aparezca en el mercado estarán disponibles adaptadores gráficos de tipo PCI Express 2 que tienen un elevado potencial para usar un gran ancho de banda del disponible entre el chipset y el procesador, lo más relevante de la implementación de HyperTransport es que está optimizada especialmente para usarse en aplicaciones portátiles.
Una de las nuevas características hace referencia a la desconexión automática de la conexión HyperTransport cuando no está usándose, independientemente de que los núcleos del procesador estén ejecutando código o no. A esta funcionalidad hay que añadir la capacidad de reducir automáticamente el número de enlaces de los que hace uso el canal HyperTransport. De esta forma, de los 16 enlaces de que dispone la versión 3 de HyperTransport, pueden llegar a usarse sólo dos, cuatro u ocho. Además, la configuración del canal de entrada puede modificarse independientemente de la del canal de salida, dando al sistema un nivel de flexibilidad añadido.
La variación del número de enlaces de cada canal HyperTransport requiere de la desconexión momentánea del canal, por lo que no se trata de una operación rápida que pueda realizarse con demasiada frecuencia sin afectar de manera relevante al rendimiento del sistema.

Mejoras de la plataforma
Si bien hasta ahora AMD no había comercializado productos englobados como plataformas, esto va a cambiar con el lanzamiento comercial de Griffin. Hay que tener en cuenta que la adquisición de ATI el año pasado ha proporcionado acceso a AMD a una amplia propiedad intelectual en t

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información