| Artículos | 01 JUN 2004

Alternativas a Internet Explorer

Tags: Histórico
Gonzalo Alvarez.
¿Internet Explorer le parece limitado, le aburre, no hace lo que necesita? ¿Quiere cambiar de navegador? Siga leyendo, porque este mes presentamos alternativas a Internet Explorer, algunas tan atractivas que es posible que se olvide de él para siempre. Son tantas las características que no incorpora y deben suplirse con plug-ins, add-ons y programas separados, que o se renueva o tiene los días contados. Le contamos las funciones más importantes que se echan de menos en Internet Explorer junto con los navegadores gratuitos que las soportan y los trucos para usarlas.

Pestañas de navegación
Seguro que le ha ocurrido en más de una ocasión. Si al navegar va abriendo diferentes ventanas, con el tiempo su barra de tareas terminará llenándose de ventanas y ventanas, resultándole cada vez más difícil acertar en un momento dado con la ventana que busca. A las ventanas que abre voluntariamente hay que añadir las que se abren solas con publicidad. Y todo porque Internet Explorer no incorpora la capacidad de abrir diferentes páginas dentro de la misma ventana del navegador. En la tabla ofrecemos un listado de navegadores que soportan las pestañas, la solución proporcionada por las alternativas a Internet Explorer al problema de las múltiples ventanas.

Grupos de páginas
Cuando navega con Internet Explorer buscando información sobre algún tema concreto, normalmente termina con varias ventanas abiertas sobre el mismo tema. Si en el curso de su navegación encuentra otro tema interesante, se encontrará con nuevas ventanas abiertas sobre el nuevo tema. Todas ellas sin clasificar, ni agrupar, ni modo alguno de recorrerlas eficientemente. Las pestañas de navegación alivian algo la situación, pero de forma predeterminada no agrupan las páginas. Afortunadamente, la mayoría de nuevos navegadores soportan los grupos: las diferentes pestañas se agrupan bajo un nombre común, podemos guardarlas en disco y más adelante volverlas a abrir todas a la vez.

Bloqueo de ventanas publicitarias y banners
Primero fueron los banners, esos pequeños anuncios que invaden la mayoría de páginas web animándonos a hacer clic. Últimamente se trata de las ventanas emergentes o pop-ups: ventanas del navegador que se abren como por arte de birlibirloque y que muchas veces no hay manera de eliminar, ya que, como las cabezas cercenadas de la hidra, al cerrar una se abren otras tres. Todos aquellos internautas cansados de estas molestas ventanas publicitarias pueden recurrir a alguno de los navegadores listados en la tabla que incorporan por defecto la capacidad de eliminarlas. Además suelen ser muy flexibles a la hora de dejar decidir al usuario qué ventanas eliminar y cuáles no. También existen multitud de programas separados y plug-ins para Internet Explorer. Pero, ¿quién necesita instalar más y más software si ya existen navegadores que hacen bien sus deberes?
Algunos navegadores, como Avant Browser, incluso bloquean los banners. Se pueden configurar para que dejen un espacio en blanco o un aviso de que el banner fue bloqueado.

Seguridad
Internet Explorer es el navegador más inseguro que existe. Navegar con él equivale a exponerse a todo tipo de ataques procedentes de Internet. No es que otros navegadores carezcan de problemas de seguridad. Opera y especialmente Netscape también se han llevado su ración de agujeros en ocasiones. Pero el número de vulnerabilidades en Internet Explorer es tan sobrecogedor que aquellos preocupados por la seguridad no pueden por menos que plantearse si deberían cambiar de navegador. Teniendo en cuenta que aproximadamente el 95% de los internautas en todo el mundo utiliza Internet Explorer es lógico que los ataques se concentren contra este navegador. Por lo tanto, utilizando navegadores no basados en Internet Explorer se navega relativamente a salvo. Y no se despiste por los nuevos navegadores basados en el motor de Internet Explorer. Aunque añadan nuevas características de gestión de cookies, de borrado de rastros (historial, caché, búsquedas, etc.) y bloqueo de anuncios, siguen funcionando sobre el motor de Internet Explorer, por lo que les afectarán buena parte de sus vulnerabilidades.
Al margen de los agujeros de seguridad, Internet Explorer nunca se ha caracterizado por la flexibilidad y riqueza de funcionalidad en la gestión de aspectos de seguridad como las cookies o gestión de contraseñas, que están mucho mejor cuidados en otros navegadores como Opera o FireFox.

Cambio de piel
¿No está aburrido del aspecto siempre idéntico de Internet Explorer? Cada día son más los programas que pueden cambiar de piel (skin). Ya sabe, cambiar la apariencia de la interfaz: las barras, los botones, los menús, etc. Las pieles sólo modifican la imagen externa, reteniéndose siempre la misma funcionalidad interna. La práctica totalidad de navegadores alternativos a Internet Explorer incorpora la capacidad de cambiar la piel entre un conjunto predeterminado o incluso ofrecen las herramientas para que los más manitas se las diseñen ellos mismos.

Gestión de descargas
Cualquier usuario que haya intentado descargar archivos de muchos megas sin más herramienta que Internet Explorer habrá comprobado sus limitaciones: las descargas a menudo se interrumpen a mitad y se pierden todos los datos que se habían descargado hasta el momento o tiene que cortar la conexión a Internet por el motivo que sea y por tanto abortar la descarga. Con el fin de dar solución eficaz a todas estas limitaciones se crearon las aplicaciones de descarga de archivos desde Internet. Estos programas superan los inconvenientes anteriores, ya que todos permiten la reanudación de descargas interrumpidas, ofreciendo otras muchas ventajas y características adicionales. Algunos navegadores también las incorporan por defecto, con lo que ya no es necesario instalar otra aplicación separada.

Limpieza de rastros
La navegación por Internet deja un montón de rastros: los URL visitados quedan en el Historial, los contenidos vistos (fotos, documentos PDF, páginas completas con su texto, archivos MP3, todo) quedan almacenados en la caché, las cookies se guardan en una carpeta especial, las búsquedas realizadas quedan en su propio historial, y los URL escritos a mano quedan en el cuadro de lista Dirección. Aunque parte de estos elementos pueden eliminarse desde Internet Explorer, hay que hacerlo manualmente para cada uno y para cada sesión de navegación. Los nuevos navegadores permiten eliminar todos estos elementos o sólo algunos de golpe o automáticamente al terminar la sesión.

¡No quiero contenido multimedia!
La carga de elementos multimedia (imágenes, sonidos, animaciones en flash, gifs animados, etc.) es sin duda el factor que más contribuye a ralentizar la navegación por Internet. La mayoría de las veces, estos elementos son perfectamente prescindibles, por lo que podría desactivarse su carga. Si bien es verdad que Internet Explorer permite controlar estos aspectos desde la ficha de Herramientas » Opciones de Internet » Opciones avanzadas, no existe forma rápida de llegar a esas opciones para activarlas/desactivarlas a voluntad con un solo clic o pulsando una combinación de teclas. Los nuevos navegadores, por supuesto, han tenido en cuenta este aspecto.

No me fío del contenido activo
Una de las fuentes más comunes de problemas de seguridad de los navegadores proviene del contenido activo: applets de J

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información