| Artículos | 01 MAY 2009

Alrededor de 1.800 profesionales se interesan por la "Virtualización Inteligente"

Tags: Histórico
Organizado por Intel y Microsoft, junto con sus diferentes partners de negocio, se celebró en Madrid y Barcelona
Que la virtualización es una tendencia al alza nadie tiene la menor duda, y una prueba más de ello es que Microsoft e Intel reunieron en Madrid y Barcelona a unos 1.800 profesionales para presentarles sus diferentes propuestas en torno a la virtualización. Además, el mismo evento sirvió como rampa de lanzamiento para presentar de manera oficial la nueva familia de servidores de Intel, Xeon 5500, basados en su microarquitectura Nehalem.

Los pasados días 31 de marzo y 2 de abril se celebraron en Madrid y Barcelona, respectivamente, los diferentes eventos que Intel y Microsoft han organizado conjuntamente con el fin de exponer tanto la estrategia como las soluciones que ambas compañías tienen para extender la capacidad de las empresas virtualizando gran parte de sus servicios. Ambas jornadas contaron también con la presencia de múltiples partners de ambas compañías (hasta un total de 15 empresas, entre las que estaban HP, Dell, Sun Microsystems o Fujitsu Siemens, entre otros), que demostraron, con su presencia (tanto en las sesiones como en el área de exposición habilitada), el apoyo a la estrategia y soluciones de ambas compañías. Durante las sesiones, además, los asistentes pudieron ver sendas demostraciones acerca de la capacidad de los productos basados en tecnología Intel y Microsoft.
Los asistentes pudieron conocer de primera mano las propuestas de Microsoft, las cuales pasan, en gran medida, principalmente por Hyper-V (el hypervisor desarrollado por la compañía), así como las posibilidades de la nueva generación de procesadores de Intel.

Alto grado de satisfacción
Los responsables de ambas firmas se mostraron muy satisfechos con la afluencia de público. Es más, las previsiones para ambas ciudades se situaban en torno a los 1.200 profesionales, con lo que la cifra de Madrid de 1.200 asistentes (había un total de 1.600 inscritos), supera ampliamente la esperada. Por su parte, en Barcelona se dieron cita unos 650 asistentes, lo que hace un total de 1.850 personas en total.

Intel y Xeon 5500
Durante ambas jornadas, Intel aprovechó para contar los detalles de su último lanzamiento (que coincidía con el evento de Madrid), su nueva familia Xeon 5500, que brinda, según los portavoces de la compañía, “el mayor avance tecnológico desde la presentación de los procesadores Intel Pro, hace ahora 14 años”. Se trata de una extensa familia de hasta 17 nuevos procesadores basados en la nueva microarquitectura Nehalem (conocidos hasta ahora con el nombre en clave “Nehalem-EP”).
De acuerdo con los representantes de la compañía, los nuevos Xeon 5500 suponen un incremento de potencia de hasta el 50 por ciento con respecto al modelo Xeon 5400, al que relevan. A nivel general, los nuevos procesadores están basados en la tecnología de fabricación de 45 nanómetros e incluyen las puertas de metal High-K, que aportan un mayor control sobre las diferentes partes del procesador. Estos nuevos productos permitirán diseñar sistemas de doble zócalo, lo que supone contar con hasta ocho núcleos de procesamiento (ya que cada procesador incorpora hasta cuatro núcleos físicos). Además de esto, como novedad, la microarquitectura Nehalem implica el hecho de contar con la tecnología Hyperthreading, capaz de convertir un núcleo físico en dos lógicos para el sistema operativo, con lo que el sistema operativo contará con un máximo de 16 núcleos lógicos de procesamiento en tan sólo dos zócalos. Por lo tanto, este lanzamiento trae consigo el hecho de aplicar las ventajas que trae consigo esta nueva microarquitectura en las CPU para servidores. Entre estas ventajas podríamos citar el soporte para memoria DDR3 (compatible con frecuencias a 800, 1.066 y 1.333 MHz), gráficos compatibles con DirectX 10 o la caché de 8 MB (además de caché L3), además del sistema de comunicación interno Intel QuickPath Interconnect (QPI), que le aporta una capacidad para el manejo de información de hasta 6,4 GT/sec. Específicamente, los nuevos procesadores correrán entre 1,86 y 3,2 GHz, y su consumo estará entre los 60 y los 130 vatios.
Pero además de incrementar el rendimiento, los nuevos procesadores están equipados con diferentes tecnologías que le permiten optimizar su consumo energético, dando como resultado un mayor rendimiento por vatio (hasta un 12 por ciento cuando están usando el máximo potencial de procesador, y hasta un 47 por ciento cuando no se usan para operar con ellos, ya que pueden incluso deshabilitar diferentes núcleos de procesamiento de forma dinámica en consonancia con la demanda del sistema).
Y esto, además de la inclusión de HyperThreading, es debido a numerosas tecnologías que trae consigo la microarquitectura Nehalem. Entre ellas podríamos citar, como algunas de las más importantes la constante monitorización que hace Intel Node Manager para ofrecer, en todo momento, el mejor ratio de potencia por consumo energético, Automated Low Power (que reduce o amplía paulatinamente la potencia y el consumo de cada núcleo del sistema en función a la demanda) o Intel Turbo Boost, que aporta un grado extra de potencia, haciendo su propio overclocking en casos necesarios, entre otros.

Mejoras para la virtualización en Xeon 5500
Además de las múltiples ventajas que aporta la microarquitectura Nehalem a la gama Xeon, hay ciertas tecnologías específicas que hacen de los nuevos procesadores una plataforma ideal para su uso en sistemas virtualizados. Podríamos englobar todas ellas bajo el paraguas denominado Intel VT (Virtualization Technology). Bajo esta nomenclatura se encuentran varias tecnologías orientadas a solventar diferentes problemas provocados al virtualizar servicios. Entre ellas se encuentra el módulo VT-x, que provee de optimización para que el hardware trabaje mejor en entornos virtualizados (en Intel Xeon 5500 entra en juego la segunda versión de esta tecnología), el módulo VT-d, que se encarga de optimizar los recursos de entrada/salida en el chipset (muy importantes en un sistema virtualizado) y VT-c, orientado a mejorar los recursos de conectividad.
Junto a esto, Intel también cuenta con herramientas específicas para hacer compatible los sistemas anteriores con los nuevos entornos. En este sentido, Flex Migration, una utilidad que permite mover máquinas virtuales con independencia de la microarquitectura que tengan. De esta forma, los clientes que tuvieran equipos anteriores podrán interactuar con servidores nuevos.

Microsoft y la virtualización 360º
Además de las soluciones de Intel en torno a la virtualización, Microsoft cuenta con una amplia oferta de módulos que complementan los entornos físicos que propone Intel. En este sentido, podríamos diferenciar el acercamiento de Microsoft a la virtualización en torno a varias categorías. En primer lugar destaca la virtualización de servidores, para lo que ofrece Virtual Server o Windows Server 2008.
Otra de las propuestas que Microsoft cubre es la virtualización de aplicaciones. En este sentido ofrece Softgrid Aplication Virtualization, una solución que permite ejecutar, de forma virtualizada, todo tipo de aplicaciones, desde ofimáticas hasta de productividad, añadiendo además aislamiento entre ellas, lo que permite, por ejemplo, ejecutar diferentes versiones en un mismo escritorio sin conflicto de recursos.
Por otra parte, Microsoft también cuenta con sistemas que

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información