| Artículos | 01 MAR 2003

Almacenamiento para llevar

Tags: Histórico
Llaves USB y discos duros portátiles
Daniel Comino y José C. Daganzo.
La movilidad de la información se ha convertido en un quebradero de cabeza en multitud de empresas. Los discos compactos y los DVD en ocasiones no son lo suficientemente grandes, mientras que los disquetes son, hoy por hoy, un medio poco fiable.

La necesidad de transportar información entre distintos equipos es un problema real para millones de usuarios, tanto domésticos como profesionales. Existe una creciente demanda de movilidad en materia de almacenamiento portátil. Consciente de ello, la industria ha generado un buen número de soluciones entre las que se debe elegir según las necesidades puntuales.
Seguro que en muchas ocasiones ha tenido la necesidad de transportar datos (por ejemplo, desde el trabajo a casa o viceversa). Y se ha encontrado con el problema de que sus datos superaban los 1,44 MB de capacidad que puede albergar un disquete, y no llegaban ni de lejos a las capacidades de hasta 900 MB que caben actualmente en los CD-R.
También puede transportar información de un lugar a otro con relativa facilidad mediante el uso de discos regrabables, pero es cierto que corremos el riesgo de rayarlos con tanto ajetreo de un lugar a otro, aunque por otro lado son fáciles de utilizar y caben en cualquier lugar. Y para poder usarlos eficazmente hemos de tener unidades regrabadoras en cada PC entre los que queramos mover datos.
Otra de las posibles opciones para mover ficheros entre diferentes equipos es hacer uso del correo electrónico para el envío de documentos, aunque esta vía sigue siendo bastante limitada en cuanto a capacidad se refiere.
Para estas ocasiones existe una solución intermedia, fácil de instalar y que puede llevar consigo a cualquier parte: las llaves USB, que adoptan a veces incluso forma de llavero. Estos pequeños contenedores de información cubren un amplísimo abanico de capacidades que oscilan entre los 8 MB y 1 GB.
En la otra vertiente encontramos los discos duros portátiles, que son la solución opuesta a las llaves USB. Son discos duros de equipos portátiles (generalmente de 2,5 pulgadas), que no conviene confundir con los discos duros de equipos de sobremesa a los que se añade circuitería y se convierte en portables -que no portátiles, ya que presentan un tamaño y unas dimensiones bastante importantes-.
Este tipo de dispositivos hasta hace unos meses estaban reservados únicamente al ámbito corporativo, pero conscientes de que el usuario final también representa un importante pedazo del pastel, los fabricantes han incorporado funcionalidades, algo más banales, que les aportan un mayor atractivo. Entre estas funcionalidades encontramos soporte para MP3, WMA o DivX, con lo que el abanico de posibles compradores se ha extendido de manera considerable.

Qué vamos a evaluar
En esta comparativa hemos decidido evaluar dos de las posibles soluciones para mover datos entre diferentes sistemas que no necesiten de instalación y configuración de controladores (o al menos que requieran una mínima instalación), para que puedan ser usados en diferentes equipos sin complicaciones. Las soluciones elegidas para esta comparativa son las llaves USB y los discos duros portátiles.
La mejor de las opciones disponibles en este momento en este campo, está abanderada por las memorias Flash USB, que no son más que circuitería, memoria Flash y un conector USB. Estos dispositivos son extremadamente ligeros y compactos, pero no permiten mover “grandes cantidades” de información (de 8 MB a 1 GB). Son los sustitutos de los ya de por sí obsoletos disquetes (que se resisten a desaparecer de nuestros ordenadores personales), que nos ofrecen una capacidad irrisoria y una fiabilidad aún menor. Y sus principales ventajas sobre los discos duros portátiles son su reducido tamaño y menor precio.
Otro de los elementos que abordaremos son los discos duros portátiles (tanto USB como FireWire), posibilidad que nos permite transportar varios gigabytes de información en un tamaño muy reducido. Esta opción es bastante más completa que una simple llave USB, y ofrece características adicionales que la colocan en posición de ventaja, como la posibilidad de instalar aplicaciones, soporte para realizar backups del sistema, etc.

Llaves USB
¿Llaveros, colgantes, complementos...? Sólo hay que tener en cuenta que, a diferencia de muchos relojes y accesorios, la mayoría de ellos no se pueden mojar. Una denominación más exacta podría ser discos de memoria Flash pero, quizás por su aspecto similar al de las llaves de protección anticopia, es común conocerlos también con este término.
Pero usar estos dispositivos no presenta únicamente ventajas, hemos de decir que son algo caros respecto a los dispositivos de almacenamiento convencionales si tenemos en cuenta el precio por MB pero, lógicamente, estos productos portátiles ofrecen muchas más ventajas que el resto.
Si a esto le sumamos que, debido a su conexión al ordenador mediante el puerto USB, son altamente compatibles con la práctica totalidad de plataformas, hemos de concluir en que son opciones más que válidas a la hora de escoger una solución viable, práctica y portable.
Ligeros y veloces, están diseñados concienzudamente teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle. Además, los modelos actuales compiten tanto por características como por diseño, con lo que podemos llevarlos como llavero, en el bolsillo, etc.

Discos USB
Los principales usuarios de este tipo de dispositivos tienen necesidades muy específicas. En general, tienen grandes necesidades de movilidad, tanto de datos específicos como de información general (música, vídeo...).
Debido a los altos precios de los discos, los suelen utilizar sobre todo personas que hacen un uso intensivo de ellos ya que, de no ser así, es preferible decantarse por otras soluciones existentes en el mercado que, si bien no ofrecen tanta portabilidad como los discos aquí analizados, sí que permiten un desembolso mucho menor.
Pero además de la portabilidad anteriormente mencionada, estos dispositivos son muy útiles debido a su universalidad e independencia de plataformas; al estar dotados de conexiones USB, se pueden usar tanto en Macintosh como en PC.
Además, su filosofía es muy parecida a la de los disquetes, incorporando sistemas de protección de escritura mediante un interruptor lateral, lo que evita posibles borrados involuntarios de los datos.
Incluso en esta comparativa contamos con un modelo capaz de arrancar por sí solo. Esto nos permite crear un sistema de arranque mediante el propio disco USB y almacenar datos en el resto de espacio libre (por ejemplo, un sistema operativo) lo que, sin duda, apreciarán los administradores de sistemas. El modelo al que nos referimos es el Only Disk Dual Bootable pero, como contrapartida, no nos ha sido posible probarlo en la configuración aquí analizada debido a que únicamente permite guardar 32 MB.

Las cosas en su sitio
De todos modos, antes de escoger entre la amplísima oferta que hay en el mercado de los discos Flash, hemos de tener en cuenta ciertos aspectos si no queremos sorprendernos.
En primer lugar, hemos de prestar máxima atención a las cajas de los productos, debido a que en algunas de ellas se nos da a entender que son discos USB 2.0 cuando en realidad no lo son.
La explicación es muy simple: en la caja se escribe la leyenda “Compatible con USB 2.0”. Y por supuesto lo son, todos lo son. Por definición, USB 2.0 es compatible con

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información