| Artículos | 01 MAR 2004

Algunas utilidades para mejorar su sistema

Tags: Histórico
Jose M. Alarcón.
Este mes nos salimos un poco de lo que viene siendo habitual en esta sección. En lugar de ofrecer consejos que dependen sólo del sistema operativo, hablaremos de algunas pequeñas utilidades de terceros que le harán la vida más fácil.

Recuperación y eliminación totalde archivos
- Normalmente estamos acostumbrados a trabajar con la papelera de reciclaje a la hora de borrar archivos. Cuando se elimina una carpeta o archivo lo que se hace en realidad es mover el objeto a la papelera de reciclaje. Éste sigue existiendo y es eliminado de manera automática si la papelera está muy llena. También podemos vaciar la papelera por nuestra propia voluntad, eliminándolo definitivamente. Este sistema es muy útil para evitar que se borren elementos accidentalmente ya que, si nos confundimos, siempre podemos volver a la papelera y restaurar los archivos que contiene.
El verdadero problema surge cuando un archivo se ha eliminado definitivamente (se ha vaciado la papelera o lo hemos borrado pulsando mayúsculas al mismo tiempo) y ya no podemos recuperarlo. La cuestión es más peliaguda de lo que pueda parecer, porque las unidades extraíbles no tienen papelera y al borrar algo de un disquete o un ZIP no hay forma de dar marcha atrás. ¿Qué podemos hacer en estos casos?
En realidad, cuando se borra un archivo, aunque desaparezca lo cierto es que no se ha eliminado físicamente. Tan sólo ha desaparecido su entrada en el índice de archivos del disco. Ello implica que en realidad el archivo (sus contenidos) sigue estando en el disco pero el sistema indica que su espacio se puede utilizar por otros programas. Por ello, mientras otras aplicaciones no escriban encima de su espacio, en teoría se puede recuperar. Este hecho es aprovechado por algunas utilidades de recuperación de archivos que permiten rescatarlos aunque los hayamos borrado, siempre y cuando no se haya escrito encima de ellos.
Una de las mejores (y además gratuita) es File Recovery de PC Inspector, que podemos ver en funcionamiento en la figura adjunta. Esta utilidad permite recobrar de manera muy rápida cualquier archivo que hayamos borrado “definitivamente” del disco. Entre sus avanzadas características se encuentra la recuperación de archivos en unidades FAT, FAT32 e incluso NTFS (las de Windows 2000/XP/2003), así como la recuperación de unidades formateadas o perdidas (que ni siquiera tienen la partición declarada o letra asignada). Además tiene modos de recuperación especiales para formatos de archivo conocidos (DOC, PDF, ZIP y muchos más) que permite su restauración incluso aunque se haya borrado físicamente la cabecera, algo único en este programa.
Para recuperar un archivo sólo hay que escoger la opción correspondiente del intuitivo menú inicial y en cuestión de segundos tendremos acceso a toda la información borrada de una unidad. Si pulsamos con el botón derecho sobre un elemento borrado podremos copiarlo de nuevo a la ubicación que deseemos, incluyendo unidades de red. También permite hacer un rastreo de unidades en busca de archivos perdidos, que además de haber sido borrados han perdido su rastro, obteniendo una gran efectividad. Se puede descargar desde www.pcinspector.de/file_recovery/es/welcome.htm.
Por cierto… como ha podido comprobar en el párrafo anterior el hecho de borrar un archivo no es garantía suficiente de que éste, realmente, ya no sea accesible. Cuando deba eliminar información confidencial para que sea imposible su recuperación deberá usar métodos más drásticos que los que ofrece un sistema operativo normal. Esto es especialmente importante cuando se borran archivos en dispositivos extraíbles o cuando se va a regalar un ordenador cuyo disco duro contuvo información confidencial (hay estadísticas espeluznantes respecto a esto). Para conseguir un borrado físico de los archivos existen en el mercado varias herramientas. Tal vez la mejor de esta categoría sea Eraser, que además es Open Source. Esto quiere decir que la podemos utilizar gratuitamente y disponemos del código fuente para adaptarla a nuestras necesidades. Se puede descargar desde www.heidi.ie/eraser/.

Administradorde escritorios virtuales
- Es muy frecuente que un usuario tenga abiertas varias aplicaciones al mismo tiempo con la consiguiente aglomeración de ventanas en el escritorio y de botones en la barra de tareas. Aunque la característica de agrupación de botones de Windows XP puede ayudar bastante a eliminar elementos innecesarios en la barra de tareas, si tenemos muchas ventanas abiertas puede que no sea suficiente. Además, a veces ayudaría tener las ventanas ordenadas por grupos independientes pudiendo acceder a uno u otro en función de su tipo (por ejemplo documentación y ayudas en un grupo, ventanas del navegador de Internet en otro, y aplicaciones de ofimática en un tercer grupo independiente).
Dentro de las herramientas ofrecidas por las PowerToys para Windows XP, una de las más interesantes es el administrador de escritorios virtuales (Virtual Desktop Manager). Permite utilizar cuatro escritorios diferentes dentro de una misma sesión de usuario. En cada uno de ellos podemos disponer las ventanas que deseemos, ofreciendo independencia entre ellos y consiguiendo que no se mezclen las interfaces de los programas. Se parece mucho a la posibilidad ofrecida por los gestores de ventanas X-Window en sistemas UNIX.
Inicialmente esta aplicación muestra al lado del reloj una serie de botones para poder acceder a cada uno de los cuatro escritorios, y otro más para obtener una vista general de su contenido, tal y como se puede ver en la figura. Lo mejor es configurar la barra para que no los muestre y cambiar entre los distintos escritorios usando las combinaciones de teclas correspondientes. Éstas son configurables e inicialmente son Windows+V para obtener la vista general de selección (como en la figura), y la tecla de Windows y el número de escritorio al que queremos cambiar (1, 2, 3 ó 4) para movernos por los escritorios virtuales.
Échele un vistazo a la ayuda de esta aplicación para enterarse de algunas configuraciones más que le serán de utilidad.
Puede descargarlo gratuitamente desde www.microsoft. com/windowsxp/pro/downloads/powertoys.asp (búsquelo en la lista que aparece en el lateral derecho de la página).

Administradores de tipos de letra
- Las fuentes de texto nos permiten crear documentos con un aspecto muy interesante y diverso. Existen miles de ellas. Windows provee una cantidad respetable que nos servirá para los usos más comunes. Otros programas especializados en diseño (como Corel Draw o Adobe Photoshop) incluyen en sus CD cientos o incluso miles de tipos de letra que podemos emplear en nuestras creaciones.
Añadirlas al sistema es una tarea delicada ya que, aunque no lo parezca, si tenemos una enorme cantidad de fuentes instaladas el funcionamiento del sistema se ralentizará, es decir, lo notaremos en el rendimiento de nuestro trabajo. Por otra parte no vamos a instalar miles de fuentes aunque dispongamos de ellas: se harían inmanejables. Lo habitual es que si queremos hacer un diseño especial busquemos un tipo de letra concreto que se adapte a nuestras necesidades, instalándolo sólo cuando lo encontremos. Incluso es posible que lo desinstalemos una vez que hayamos terminado.
Si hacemos doble

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información