| Artículos | 01 DIC 2005

Álbumes de fotos en el PC

Tags: Histórico
ACDSee 8, Adobe Photoshop Album 2, Corel Photo Album 6 Deluxe y Magix Digital Foto Maker 2005
Daniel Alonso.
Todo lo que huele a fotografía digital está resultando un gran negocio. especialmente en los últimos años se ha traspasado la barrera de exclusividad profesional para llegar al usuario menos informatizado. tanto las cámaras digitales como la incorporación de capacidad fotográfica a los teléfonos móviles crean necesidades complementarias.

Una de las necesidades que se le plantea antes o después a todo usuario de cámaras digitales, posea el nivel de experiencia que posea, es organizar sus fotografías. Los programas de retoque no han sido especialmente agraciados en este aspecto, y pequeños y ágiles programas como ACDSee se encontraban mejor posicionados. Esto no pasó desapercibido para las grandes compañías de imagen como Adobe y Corel, que lanzaron versiones reducidas de sus productos de éxito profesional con relativo acierto. De hecho, mientras no se han creado aplicaciones con identidad propia y totalmente pensadas para el usuario común, no han logrado destacar.
Con el paso del tiempo, nuestra colección de fotos empieza a escapar de nuestro control. Manejar varios miles de fotos obliga a tener las ideas muy claras o, mejor, utilizar las ayudas que el PC nos ofrece. Las imágenes se pueden guardar para visualizar en discos VCD, DVD o incluso en Internet, para compartir nuestras fotografías con el resto del mundo. Al final, todos resultan métodos para consultar una limitada cantidad de fotos o sistemas para crear copias de seguridad. El ordenador personal es el único sistema que nos permite realizar búsquedas precisas y rápidas entre todas las imágenes y con la máxima velocidad.
Los álbumes digitales se especializan por tanto en mostrar las fotografías que buscamos de una forma agradable. Pero también disponen de una colección de utilidades extra que abarcan desde la adquisición de las fotografías desde la propia cámara o un escáner, pasando por la edición y retoque a nivel básico (automatizando en gran medida las tareas), las copias de seguridad en distintos medios, la impresión, así como la creación de presentaciones o carruseles de imágenes. También son de agradecer las ayudas para exportar los álbumes a un disco o servicio de almacenamiento en línea o de impresión comercial. Pero lo más importante en este caso es que todo sea realmente sencillo y asequible para cualquier usuario que posea una cámara digital.

ACDSee 8
Desde sus comienzos, cuando simplemente era un visualizador de imágenes, ACDSee se ha enor-gullecido de la velocidad a la que maneja las imágenes. Es agradable comprobar cómo las sucesivas versiones mantienen esa optimización. Todavía es el que ofrece una representación de miniaturas y de fotos a pantalla completa más rápida. Pero también podemos extenderlo a la interfaz de usuario, que parece adivinar nuestros deseos para tener lista cualquier organización, herramienta o asistente.
La profundidad y cada vez más numerosas funcionalidades que ofrece ACDSee podrían haber enturbiado la interfaz, pero mantiene una sencilla barra de herramientas y paneles que se autoajustan al espacio de la ventana. Aun así, no ha variado de aspecto y uso respecto a la versión anterior. Las novedades se encuentran dispersas entre las herramientas. Es destacable el uso de los estándares a la hora de realizar búsquedas. Con el soporte de IPTC, disponemos de edición de metadatos que se utilizan a nivel profesional para catalogar y distribuir fotografías. Y por supuesto podemos buscar fotografías basándonos en IPTC, los clásicos EXIF, etiquetas y valoraciones con las que podemos puntuar las imágenes. Todas las búsquedas se encuentran centralizadas en un panel.
Observamos también enormes mejoras a nivel de presentaciones y exportación que ahora contemplan la creación de discos VCD, presentaciones o colecciones en archivos PDF, ejecutables que incluyen las fotos y el reproductor, presentaciones en Flash (SWF) y galerías HTML. También crea salvapantallas y fondos de escritorio y optimiza las imágenes para el correo. También es muy sencillo reproducir archivos de sonido en las presentaciones, de forma que podemos disfrutar de una banda sonora y de la narración específica de cada imagen. Pero lo que más acertado nos ha parecido es la facilidad para utilizar el servicio SendPix. Se trata de un álbum online que ofrece ACDSee de forma gratuita e integrada en el programa. La única limitación importante es que sólo podemos compartir el álbum durante 30 días. En conjunto, encontraremos las formas más simples para estar seguros de que el destinatario podrá visualizar las imágenes sin problemas de formato.
Las herramientas de edición y retoque son amplias, con las obligatorias de eliminación de ojos rojos y ajuste automático de niveles, pero también ofrece eliminación manual de defectos, con sencillos ajustes deslizantes y una vista comparada del antes y después, aunque de pequeño tamaño. Con la agregación de 27 nuevos efectos, ahora disponemos de la variedad necesaria para que no se vuelva monótono. Se mantienen todas en los límites de sencillez que cabe esperar de un programa de gestión de fotos, pero sin olvidar avanzados ajustes basados en curvas de histograma.

Adobe Photoshop Album 2
El gigante de la imagen digital Adobe se introdujo en el mercado de usuarios noveles sin mucho éxito con una versión reducida de Photoshop. Hoy en día dispone de una gama amplia que cubre usuarios de todos los niveles con herramientas de gran valor. La aplicación más elemental la encontramos en Photoshop Album 2, que cumple ahora dos años y se deja notar algo en sus características, no en su interfaz, todo un milagro de elegancia y sencillez totalmente visual. Para comenzar, la Guía Rápida es un excelente asistente basado en tareas que se inicia al arrancar el programa, permitiendo obtener fotos, organizar, encontrar, arreglar, crear o compartir.
La organización automática en el tiempo es excelente, con una barra temporal en la parte superior y todo un modo calendario, dentro del cual se muestran las imágenes tomadas, que en su día resultó una pequeña revolución a la hora de ordenar las imágenes, convirtiendo en un placer lo que de otro modo es una tarea tediosa. Gracias a su bien pensada interfaz, la mayor parte de la pantalla se ocupa con las miniaturas, que podemos ajustar en tamaño. También podemos visualizar un panel para trabajar con etiquetas que ofrece funciones típicas, con las categorías clásicas y la posibilidad de añadir otras personalizadas. Es posible crear también colecciones que podemos utilizar para organizar tareas que pensemos realizar, como por ejemplo las 12 imágenes para un calendario.
Las opciones de edición son las que más rezagadas se han quedado con el paso del tiempo. Como podíamos esperar, son de una calidad “Photoshop” pero sólo encontramos ajustes de brillo, color, enfoque, ojos rojos, recorte, blanco y negro, y sepia. La vista previa que enfrenta la imagen original y la retocada, así como los ajustes deslizantes, automáticos y del proceso por lotes, son lo único destacable.
Resulta cuando menos curiosa y efectiva la forma de integrar las creaciones con las imágenes de nuestra colección. Pulsando sobre el botón Creaciones accedemos al asistente para crear un álbum, una proyección de diapositivas, un CD de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información