| Noticias | 08 NOV 2000

AI y AUI piden al Gobierno que garantice el acceso a Internet a los ciudadanos

Tags: Histórico
La Asociación de Internautas (AI) y la Asociación de Usuarios de Internet (AUI) reclamaron ayer a la Comisión del Senado de Sociedad de la Información y del Conocimiento que desarrolle medidas para garantizar el acceso generalizado de los ciudadanos españoles a Internet antes de plantearse medidas para impulsar el comercio electrónico en España. (EP)
PC World
"No puede haber comercio electrónico, ni otra actividad en Internet mientras que la mayoría de la población española no esté integrada en la Red", explicó en su comparecencia ante la Comisión el presidente de la AI, Víctor Domingo, quien aseguró que el comercio electrónico sólo se desarrollará si se logran tasas de penetración similares a las de Estados Unidos.

Por su parte, el presidente de la AUI, Miguel Pérez Subías, explicó que una de las principales causas de la falta de uso del comercio electrónico por parte de los españoles radica en su desconfianza, fruto de la falta de uso y de desconocimiento de la Red. En su opinión, lo importante no es crear una regla sobre cómo hacer comercio electrónico si no hay acceso.

"La confianza sólo se consigue por el uso, que representa la base del comercio. Lo prioritario es que haya usuarios y que estén satisfechos en su deambular por la Red", manifestó Pérez Subías.

Calidad de servicio

Coincidieron los presidentes de la AI, y de la Asociación Española de Comercio Electrónico (AECE), Fernando Pardo, en criticar la calidad de servicio que ofrecen actualmente los proveedores de acceso a Internet (ISP). Así, requirieron fórmulas al Senado para controlar la calidad que estas empresas dan a los internautas españoles.

En este sentido, Domingo explicó que la calidad del servicio de acceso a Internet disminuyó a partir de la constitución de Infovía Plus a principios de 1999 y más claramente tras la aparición de los proveedores gratuitos de acceso a Internet con su estrategia de "conseguir cartera de usuarios y dar un servicio de ínfima calidad".

Domingo explicó que, además, con la tarifa plana aprobada por el Gobierno, se ha limitado a los internautas la selección de los operadores -ya que la tarifa se contrata con un sólo proveedor-, lo que ha provocado el aumento de protestas, algo que antes no se daba, ya que si no se funcionaba con un operador el usuario de la Red podría cambiar a otro.

Por su parte, Pardo señaló que las recomendaciones para el uso de nuevas tecnologías (ADSL y cable) por falta de calidad son falsas, y descargó la responsabilidad de la baja calidad del servicio en que éste es dado de forma gratuita por las operadoras de telefonía, y de mala calidad. El cable telefónico tradicional da suficiente calidad para el uso residencial de Internet pero el cuello de botella lo establecen los ISP, señaló.

En este sentido, Domingo planteó que la solución a este problema radica en la liberalización del bucle local, de forma que cada operador se responsabilice del servicio que ofrece, lo que se traducirá también en mayores inversiones en infraestructuras. El Gobierno "debe exigir a las operadoras rentabilizar las infraestructuras, se trata de un problema de inversión y el Gobierno debe tener un control riguroso de éstas", subrayó.

Normativa

Tanto para la AI como para la AECE, la regulación normativa del comercio electrónico no es prioritaria, ya que tanto las leyes actuales de defensa del consumidor como las que rigen sobre las empresas son suficientes para garantizar el uso de Internet como medio para comprar y vender con seguridad.

No obstante, Pardo matizó esta afirmación recomendando que, en cuanto a normativas, prime la ley del país al que pertenece la empresa, porque si no la pequeña y mediana empresa estará en inferioridad de condiciones frente a las grandes compañías. Además, señaló que una ley de comercio electrónico tampoco debe ser complicada, puesto que en Internet, pese a lo que se cree, el mercado es muy local.

Por su parte, Domingo calificó de "irrelevante" el anteproyecto de ley sobre comercio electrónico, dado que España sería el único país en tenerlo. "El internauta español no compra en Europa", puntualizó el presidente de la AI, por eso una ley de comercio electrónico no afectaría directamente al usuario español.

Ambos presidentes aseguraron que lo que sí se debía rectificar y regular con mayor acierto es la ley sobre registro de nombres de dominio, ya que el actual anteproyecto podría forzar la partida de empresas a otros lugares en los que la concesión de nombres de dominio es más sencilla, con la consiguiente fuga de capitales hacia estos países, señaló Domingo.

El Gobierno debe tener mucho cuidado a la hora de hacer normativas, sobre todo si se hace desde los despachos, fuera de la Red, explicó Domingo, por lo que el presidente de la AI recomendó a la Comisión del Senado llevar a cabo una función de vigilancia, análisis y consejo, "pero sin otra intervención que la de fomentar el acceso de los españoles a la Red”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información