| Artículos | 01 FEB 2003

Actualizar la tarjeta gráfica

Tags: Histórico
José C. Daganzo y Noé Soriano.
Cuando la configuración gráfica de nuestro equipo se queda obsoleta, no nos queda otro remedio que actualizar la tarjeta de vídeo reemplazándola por una más actual.

Una de las actualizaciones que más notaremos en cuanto a rendimiento de nuestro equipo es la de la tarjeta gráfica, sobre todo si hablamos de videojuegos 3D. Hoy en día es imprescindible disponer de una tarjeta gráfica con soporte 3D, y el continuo avance de la tecnología provoca que este dispositivo se quede obsoleto con frecuencia.
En estos casos, la solución es adquirir una nueva tarjeta gráfica y sustituir la antigua, con lo que obtendremos mayor rendimiento gráfico. Vamos a ver cómo realizar esta actualización, además de dar unos consejos sobre adquisición y configuración de la nueva tarjeta gráfica.

1- Identifique la placa base
Lo primero que tiene que saber es qué tipo de tarjeta gráfica puede montar su placa base. Por supuesto AGP, pero debe fijarse en el manual de la placa para averiguar su versión y velocidad. De nada sirve invertir en una tarjeta gráfica con soporte AGP 8x si su placa base no soporta más de 4x y no tiene intención de actualizarla en un futuro cercano. También tiene que asegurarse de que la tensión de la tarjeta gráfica que instalará es soportada por la placa base. Algunas placas modernas sólo aceptan tarjetas gráficas que funcionen a 1,5 voltios (casi todas las actuales ya funcionan a esta tensión), y pueden dar problemas e incluso estropearse si instala una antigua a 3,3 voltios.
Los chipset de Intel i845 y i850 sólo soportan tarjetas de vídeo AGP que sean compatibles con una señal de 1,5 voltios. Las tarjetas gráficas que funcionan con el bus AGP 4x funcionan todas a 1,5 voltios, las que usan el bus AGP x2 y AGP x1 soportan 3,3 y 1,5 voltios. De hecho muchas de estas tarjetas antiguas sólo operan a 3,3 voltios. Debido a estas limitaciones de voltaje, las placas con chipset i845 o i850 no permiten el uso de tarjetas que no operen a 1,5 voltios. Entre las tarjetas incompatibles con este bus se encuentran algunas nVidia Riva TNT2, todas las nVidia Vanta, SiS 6326 y 305, tarjetas AGP 3dfx (Voodoo 3, 4 y 5) y algunas nVidia GeForce 2 GTS/Pro.
Estas tarjetas pueden dañar permanentemente el controlador de memoria i82845 incluido en las placas base con chipset i845 y i850, inutilizando la placa base.

2- Adquiera la tarjeta gráfica
Con la apertura actual del mercado, provocada por ATi y su decisión de ceder sus GPU a terceros fabricantes (tal y como lleva años haciendo nVidia), la oferta de tarjetas gráficas se ha ampliado considerablemente. Esto ha favorecido la bajada de precios, sobre todo de los modelos de gama alta. Como ocurre prácticamente en todos los componentes informáticos, tiene que encontrar el punto de equilibrio entre necesidades, tecnología y precio.
No conviene que se quede corto en la adquisición de la nueva tarjeta gráfica, porque corre el riesgo de tener que repetir la jugada de actualización antes de lo que quisiera. Tampoco es recomendable, más que para bolsillos desahogados, optar por los últimos lanzamientos en cuanto a tecnología. Un término medio, generalmente con el chipset inmediatamente inferior al más potente ofertado por el fabricante elegido, suele ser una buena elección, además de cubrir las necesidades gráficas durante un tiempo razonable.
En cuanto a la cantidad de memoria, en el momento de escribir estas líneas el estándar se había situado en 64 megabytes, 128 para los modelos de gama alta. Con la bajada de precios, 64 megabytes es una buena elección y más que suficiente, por el momento, para cualquier aplicación o videojuego.

3- Instale la tarjeta
Desconecte el cable de alimentación de su equipo, abra la torre para retirar la tarjeta antigua e instalar la nueva, pero antes desconecte los cables del monitor o monitores que tenga conectados a la tarjeta gráfica antigua.
El procedimiento general es quitar el tornillo de sujeción de la tarjeta gráfica. También tendrá que retirar todos los cables que puedan estar conectados internamente a la tarjeta gráfica antigua. No es corriente, pero algunas tarjetas gráficas pueden llevar conectores de alimentación o conexión hacia tarjetas secundarias. Esto ocurría con las primeras tarjetas 3D, que funcionaban como secundarias de la principal 2D. Actualmente no se utiliza este sistema, así que si va a actualizar con una tarjeta gráfica moderna, retire tanto la principal 2D como la secundaria 3D.
Una vez hecho esto, fíjese en si el slot AGP dispone de pestaña o pinza de sujeción posterior -en casi todas las placas modernas viene de serie-. Si dispone de esta pestaña, la liberará previamente con el dedo o un destornillador, poniendo mucho cuidado en no dañar ni la tarjeta gráfica ni la placa base.
Sólo le resta liberar la tarjeta gráfica del slot AGP. En vez de tirar de toda la tarjeta hacia arriba, es más efectivo y fácil girarla hacia el frontal de la torre tirando hacia arriba sólo de la parte del conector VGA. Puede ayudar a este movimiento empujando con los dedos por la parte de los conectores de la tarjeta gráfica.
Al igual que ocurre con la torre, es posible que su sistema o su torre dispongan de un método de inserción de tarjetas propio, que por ejemplo no necesite tornillos. En estos casos especiales tendrá que consultar el manual para conocer el procedimiento adecuado.

4- Coloque la nueva tarjeta
Una vez retirada la tarjeta antigua inserte la nueva en el slot AGP. Abra la pestaña o pinza de sujeción para la tarjeta del slot AGP (si la placa la incluye) e inserte la gráfica algo inclinada hacia el frontal de la torre. Presione hacia abajo, primero por la parte de atrás y luego por el lado del conector VGA. La tarjeta quedará insertada en el slot AGP. Asegúrese de que ha llegado hasta el tope, ya que el AGP lleva dos filas de contactos y puede hacer una mala conexión si la tarjeta no está bien insertada. En caso de que no quede bien conectada, el equipo no arrancará, y le avisará con una secuencia de pitidos cuya frecuencia y duración variará en función de la BIOS de su ordenador.
La pestaña de sujeción de la tarjeta normalmente cuenta con un sistema de autocierre, con lo que al introducir la tarjeta gráfica se posiciona en su sitio, fijando la placa. Si no fuese así, lo debe hacer a mano o con la punta del destornillador. Por último, ponga el tornillo de fijación de la placa a la torre.

5- Conectores de alimentación y monitor
El siguiente paso será colocar el conector de alimentación suplementario, en caso de que su tarjeta gráfica lo necesite. Algunas tarjetas gráficas con necesidades especiales de alimentación utilizaban el slot AGP Pro (compatible con AGP normal), que dispone de unos conectores suplementarios para este fin, pero el sistema no ha acabado por imponerse, debido a que son pocos los modelos de placa base que incorporan el slot AGP Pro.
El sistema más universal es el que utiliza un conector de alimentación de la fuente del propio equipo (como hacen las últimas tarjetas de ATi basadas en la GPU Radeon 9700). Simplemente tiene que conectar una alimentación de disquetera o disco duro a la tarjeta gráfica.
Después de cerrar la torre, vuelva a conectar los diferentes cables del equipo y los del monitor o monitores que vaya a utilizar con la nueva tarjeta gráfica. Si tiene salida

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información