| Artículos | 01 FEB 1998

Actualización a Pentium II

Tags: Histórico
Aurelio Llorente.

Hace dos años, en el PC World número 118, iniciamos esta sección con un artículo que explicaba paso a paso como montar un ordenador a partir de los componentes adquiridos por separado.

Se trataba de un Pentium a 75 MHz y con 8 MB de memoria RAM, al que le hemos ampliado todo lo ampliable, y le hemos colocado todo tipo de tarjetas, unidades de almacenamiento, y periféricos diversos.

Poco después, en el número de octubre de ese mismo año apareció un artículo sobre la actualización del procesador, siendo estos dos los únicos dedicados al montaje de la placa base y el procesador. En dos años las cosas han cambiado mucho. Ha aparecido el Pentium II, con una gran cantidad de cambios en la arquitectura del procesador, incluyendo su conexión, lo que obliga a cambiar la placa base.

Esta conexión se llama Slot 1 y su montaje es algo más complicado que bajar una palanca como en los zócalos actuales. También es posible que nos toque cambiar las memorias por las nuevas DIMM, puesto que aunque hay placas que también tienen zócalos SIMM la tendencia general es suprimir los módulos de 32 bits, y dejar sólo los DIMM de 64 bits.

Manos a la obra

Como siempre, el primer paso es comprar la placa y el procesador. Al elegirla tenemos que decidir si queremos mantener los módulos SIMM que tenemos en el Pentium, o cambiar también las memorias. Si en el ordenador tenemos módulos de mucha capacidad seguramente merecerá la pena mantener esta memoria, aunque la ventaja de los módulos DIMM es su velocidad, sobre todo los del tipo SDRAM.

El resto de los componentes del ordenador se pueden mantener, puesto que sirven todos, ratón, teclado, disco duro, disquetera, tarjetas de sonido, red, SCSI, etcétera. La caja es posible que no sirva, puesto que prácticamente todas las placas de Pentium II son de formato ATX. Si nuestra caja es de formato Baby AT, tendremos que adquirir una nueva.

Una vez comprados los componentes necesarios, podemos seguir las instrucciones de la revista de Febrero de 1996, puesto que el montaje es prácticamente igual, sólo cambia el conector de la fuente de alimentación, la colocación del procesador y las memorias. El primer paso al sacar la placa de la caja es montar el zócalo del procesador. Realmente el zócalo ya está soldado en la placa, pero hay que colocar la guía/soporte que sujeta el procesador para evitar que se desconecte.

Esta guía se fija sobre cuatro tornillos que tiene la placa alrededor del Slot 1. Además si el disipador del procesador es muy grande, se tendrá que colocar un soporte para sujetarlo mejor. Para evitar que el Pentium II se salga del zócalo, tiene en la parte superior dos palancas que lo bloquea en su posición. Para poder extraerlo hay que presionar las palancas hasta que se queden bloqueadas y tirar del procesador hacia arriba. Cuando lo coloquemos nos aseguraremos de colocar las palancas en su posición de cierre, asegurándonos de su bloqueo escuchando los dos clics al encajar en el conector. No debemos olvidar configurar correctamente la frecuencia de reloj de la placa a la del procesador que hayamos comprado, ya sea de 233, 266, 300 ó 333 MHz.

Ahora sólo queda conectar el ventilador a la alimentación que suele tener la placa junto al procesador y tendremos el Pentium II listo para funcionar. El último paso antes de poner la placa base en la caja del ordenador es instalar las memorias, si en nuestra caja la zona de los módulos de memoria queda libre podemos colocar la RAM después de montar la placa en la caja.

Para montar la placa base solo hay que seguir tres pasos: colocar los separadores metálicos en las correspondientes roscas de la base de la caja. Para comprobar la posición exacta de los separadores podemos superponer la placa base sobre su posición en la caja y colocarlos únicamente en los lugares que la placa tenga agujeros para los tornillos. El siguiente paso, una vez colocados los separadores es colocar la chapa que cubre la salida de los conectores de los puertos, que tiene la placa base en la parte posterior, esto es necesario en la mayoría de las cajas ATX, y esta chapa suele incluirse con la placa base. Por último pondremos la placa sobre los separadores y roscaremos un par de vueltas cada tornillo, sin llegar a apretarlos, para que la placa se coloque en su posición. Cuando pongamos todos los tornillos se apretarán uno a uno para evitar que la placa se mueva. Se conectan los cables del disco duro, disquetera, alimentación y las luces y botones de la caja, y el ordenador está listo para encenderse por primera vez.

Si mantenemos el sistema operativo que utilizábamos con el procesador viejo, lo más normal es que tengamos muchos problemas, sobre todo si no utilizamos MS-DOS. Lo mejor es instalar el sistema operativo y todo el software desde cero. Aunque Windows 95 reconoce los dispositivos nuevos y todos los recursos de la placa lo normal es que no acabe de funcionar bien y al final acabaremos reinstalando todo el software. La placa base es un elemento demasiado complicado como para que el sistema operativo no se vea afectado por un cambio tan drástico. Es más, en una ocasión hicimos la prueba cambiando una placa base de Intel de Pentium por otra de la misma marca, pero en formato ATX y tras muchos intentos por ?arreglar? el desaguisado al final fue necesario reinstalar el Windows 95 para poder utilizar el ordenador normalmente.

1-Como se puede observar, junto a las esquinas del Slot 1 hay cuatro tornillos encargados de agarrar la guía que sujeta el Pentium II para evitar que se desconecte accidentalmente.

2- Dicha guía se proporciona con la placa base, junto con sus cuatro tuercas y un soporte que sujeta el disipador por la parte frontal, si es muy voluminoso.

3- La guía se coloca sobre el Slot 1, y se empiezan a apretar las tuercas poco a poco hasta que quede completamente fijada. En el conector del Slot 1 hay una marca que impide que la guía se coloque al revés.

4- Una vez atornillada la guía se monta el soporte del disipador, que simplemente va a presión sobre dos orificios que tiene la placa base preparados para este elemento.

5,6- Para fijar el Pentium II en su posición tiene dos palancas en la parte superior que actúan sobre unas pestañas que lo bloquean en la guía. Para extraerlo tendremos que abrir las pestañas y bloquearlas en la posición de abierto. Al colocarlo tienen que estar en la posición cerrado.

7- Se desliza el procesador por las guías y se presiona firmemente para que se conecte correctamente, hasta que oigamos los dos clics de las pestañas de fijación.

8- El último paso es fijar el soporte del disipador, que varía de un modelo a otro. Normalmente se pueden encontrar instrucciones específicas en la documentación entregada con la placa y con el procesador.

9- Las memorias DIMM también son novedad en esta sección. Son módulos de 64 bits con 168 patillas, su alimentación puede ser de 3,3 ó 5 voltios. En la foto podemos ver uno de 64 MB (el grande) y otro de 32 MB.

10- Los zócalos DIMM tiene dos palancas en los extremos para facilitar la extracción del módulo. Además también los bloquean en su posición.

11- La colocación es muy sencilla. Gracias a sus guías es imposible colocarlos al revés. Simplemente hay que alinearlos con el zócalo y presionar.

12- Al entrar el módulo en el zócalo las palancas se cerrarán, aunque es preferible asegurarse bien que están perfectamente bloqueadas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información