| Artículos | 01 FEB 2000

Abuelos caníbales (y II)

Tags: Histórico
José Mª Fernández Rúa.
El supuesto canibalismo de los neandertales es objeto de debate desde hace cien años. Cabe recordar que en 1895 se descubrieron los primeros indicios en Krapina (Croacia), pero fueron descartados por los mayores expertos en la especie "Homo neanderthalensis". Las mismas reacciones se sucedieron tras hallazgos similares en otros yacimientos europeos. Las críticas científicas argumentan que las marcas de cortes observadas habrían sido producidas por carnívoros depredadores o bien durante los preparativos rituales funerarios.
Ahora, los autores del nuevo hallazgo afirman que aún desconocen si los seis neandertales fueron devorados en un acto desesperado de supervivencia, debido a una época de escasez de alimentos, o si el consumo de carne humana era parte de un ritual social. La primera hipótesis es la menos factible por los indicios de abundantes recursos naturales que gozó la región boscosa en torno a la cueva Moula-Guercy, hace 100.000 años, cuando disfrutaba de un clima templado. Cabe la posibilidad de que los restos fuera troceados y descarnados por un rito mortuorio, pero los huesos humanos no se hallaban enterrados, sino dispersos por el suelo de la cueva junto con los de ciervos. Los científicos señalan que el hallazgo de la cueva francesa, lejos de demostrar un comportamiento brutal en los neandertales, refleja un grado de cierta sofisticación. El diverso tratamiento que esta especie mostraba hacia sus muertos, como revelan otros yacimientos, indican un componente de diversidad cultural, complejo y multidimensional, que les acerca aún a los hombres modernos. Este canibalismo sería, paradójicamente, un comportamiento muy humano propio de una mente humana.
Desde una óptica que engloba toda la evolución humana, el caso de Moula-Guercy no es una sorpresa, ya que los científicos del yacimiento burgalés de Atapuerca ya habían demostrado que el "Homo antecesor", ancestro de los neandertales y de nuestra especie, practicó el canibalismo 600.000 años antes. Se trata del más antiguo caso de esta práctica alimenticia documentado científicamente. En un monográfico sobre Atapuerca publicado recientemente por "Journal of Human Evolution", Yolanda Fernández Jalvo, del Museo de Historia Natural de Londres, presenta dos documentados análisis de los restos de los seis "Homo antecesor" descubiertos en el yacimiento de Gran Dolina. La conclusión más revelante es que la primera especie de homínidos que pobló Europa hace más de 780.000 años practicaban un canibalismo gastronómico, es decir que el consumo de carne humana era habitual en la dieta y no esporádico como se creía. El "Homo antecesor", pese a que disponía de suficiente caza en la sierra burgalesa, no hacía distingos entre gacelas y sus semejantes a la hora de las comidas. Humanos y no humanos eran tratados culinariamente de la misma forma, una vez transportados al interior de la cueva Gran Dolina. La edad tampoco era un problema, ya que los restos encontrados indican que se devoraban tanto a adultos como a niños de entre 4 a 11 años.
El trabajo de Fernández-Jalvo, junto con investigadores de otros centros españoles, ha incluido un exhaustivo estudio tafonómico de los huesos del "H. antecesor". En ellos se aprecian marcas de corte, similares a las observadas en restos óseos de animales encontrados en el mismo sedimento. Claramente fueron realizados en ambos casos con instrumentos de piedra para retirar la carne y la médula ósea. En el caso de los humanos se han observado además huellas de que la piel había sido despellejada. Los restos humanos y de fauna de gran Dolina también fueron encontrados en un estado de distribución que descarta la posibilidad de un ritual funerario. En busca del máximo rigor, los científicos españoles utilizaron el cadáver de un chimpancé muerto, donado por la asociación Protectora de Animales en Tarragona, para entender mejor cómo realizaban nuestros ancestros sus tareas de desmembramiento y retirada de la carne humana de los huesos.

José María Fernández-Rúa es periodista. Jefe del Departamento de Ciencias del diario ABC. Miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información