| Artículos | 01 ENE 2000

Abuelos caníbales (I)

Tags: Histórico
José Mª Fernández Rúa.
Con ayuda de avanzadas plataformas informáticas, los paleoantropólogos han podido determinar que los restos de seis neandertales, localizados en una cueva de Francia, habían sido devorados hace cien mil años por otros hombres de su misma especie
Una vez más, estos sistemas informáticos han supuesto una ayuda inestimable para los científicos. Investigadores de varios países han llegado a la conclusión del hallazgo, en Francia, de sólidos indicios de canibalismo en estos antiguos pobladores de la tierra hace unos cien mil millones de años. Desde el siglo XV son muchos los relatos en torno a tribus antropófagas de África, Oceanía y Antillas, pero todos adolecen del más mínimo rigor científico. Sin embargo, es sabido que el instinto de supervivencia ha empujado al ser humano al canibalismo y el caso más reciente es el que ocurrió en 1972, en los Andes. Pese a la crudeza de estos supuestos actos caníbales, y otros originados por comportamientos patológicos, se trata de sucesos aislados que no permiten incluir a los hombres modernos en ese catálogo de 75 especies de animales. La pregunta que muchos paleoantropólogos se hace es si esta conducta era común en las especies humanas que nos precedieron en Europa.
Dos yacimientos, el de Atapuerca, en Burgos, y el francés de Moula-Guercy, han comenzado a dar las respuestas más sólidas sobre este misterio. El acreditado paleontólogos norteamericano Tim White ha ofrecido las pruebas más convincentes aportadas en los últimos cien años sobre canibalismo entre los neandertales, la especie que dominó Europa desde hace ciento veinticinco mil años hasta su misteriosa desaparición cien mil años después. De su labor científica basta con apuntar que este investigador de la Universidad de California, en Berkeley, es el descubridor del ancestro más remoto del hombre, el "Ardipithecus ramidus" y de otra remota especie de homínidos antecesora de ser humano, el "Australopithecus garhi". El estudio dirigido por White es una descripción rigurosa de un auténtico banquete caníbal del que, hace cien mil años, fueron víctimas seis neandertales: dos adultos, dos adolescentes de 15 ó 16 años y dos niños menores de 7 años. Los restos óseos, troceados con un instrumento similar a un martillo de piedra y posteriormente descarnados, fueron descubiertos en 1998 en la cueva Moula Guercy, en la región de Ardeche. En total se recuperaron 78 restos humanos, junto a 1.527 de grandes mamíferos, en su mayoría de ciervos. Estos vestigios se encontraban en un grado de conservación tan sorprendente que incluso se han obtenido restos fetales de ciervo.
El profesor White y sus colaboradores de la Universidad de Provence en Marsella y del Museo Requien de Avignon examinaron durante más de doce meses los restos humanos, llegando a conclusiones muy curiosas. Los huesos de los seis neandertales fueron desprovistos del tuétano y en algunos casos, la sustancia de la base ósea craneal, indica que el cerebro de las víctimas fue ingerido. Los análisis, realizados según los riguros criterios de la disciplina tafonomía, han revelado marcas de cortes que han permitido reconstruir las prácticas "carniceras" utilizadas. Así las cosas, los científicos explicaban la existencia de cortes muy significativos en la superficie inferior de la clavícula de uno de los neandertales, lo que indicaba que el brazo fue claramente desarticulado con violencia. En uno de los individuos se observa el corte de los dos talones de Aquiles y de los tendones del pie y del codo. Una de las evidencias que apoya la interpretación caníbal de estos restos es que junto a los humanos se han hallado muchos de ciervos, despedazados y cortados con la misma técnica. "Si concluimos que los huesos de esos animales son los restos de un banquete, estamos obligados a pensar lo mismo de los vestigios humanos", afirma Alban Defleur, de la Universidad de Provence. Para despejar cualquier tipo de duda, el equipo de White realizó un pormenorizado mapa de la distribución de todos los restos óseos y herramientas de piedra, tal como se encontraron en la cueva del Ródano.

José María Fernández-Rúa es periodista. Jefe del Departamento de Ciencias del diario ABC. Miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información