| Artículos | 01 JUL 2010

4 alternativas al iPhone 4

Tags: Histórico
El iPhone ha marcado la senda a seguir por los smartphones, pero hay otros terminales que nos pueden ofrecer una experiencia de uso comparable. En estas páginas mostramos cuatro de las últimas alternativas presentadas.

El siete de junio, después de meses de expectación, historias de prototipos perdidos, y el halo que habitualmente rodea a todas las grandes presentaciones de la co mpañía, Apple anunciaba el esperado iPhone 4. Entre sus características estrella destacan el nuevo procesador A4, una pantalla (Retina) de 3,5 pulgadas con tecnología IPS y mejoras en características como la cámara o la autonomía. El sistema operativo, iOS 4, también incorpora novedades como multitarea o carpetas. El iPhone 4 llega con otra importante novedad: el final de la exclusividad con operadoras, de manera que estará disponible en España, al menos, de la mano de las tres principales operadoras: Movistar, Vodafone y Orange, que ya han anunciado que lo tendrán en su catálogo, aunque en el momento de escribir estas líneas aún no se conocía su precio definitivo. Recientemente, Martín Varsavsky, fundador y CEO de FON, aseguraba en La Red Innova que tanto el iPhone como los terminales Android están a la par y son “el estándar a seguir” en smartphones, pero como todos los productos de la compañía de Jobs, el iPhone tiene su legión de seguidores y detractores. Si es de los últimos le proponemos alternativas que pueden hacer sombra al teléfono de la manzana.


Google Nexus One y HTC Desiré
Cuando Android se presentó en sociedad, lo hizo de la mano del HTC G1 (HTC Dream en España) que muchos bautizaron como Google Phone. No en vano, HTC no pudo aplicar su personalización del escritorio (HTC Sense), que otros modelos si llevan, por no permitírselo el acuerdo con Google.
Ahora, superada la versión 2 de Android, se empieza a hablar de un sistema operativo ya maduro en el que las actualizaciones empezarán a distanciarse y a hacerse por componentes, y Google quiere volver a retomar el control de un smartphone que pueda sentir más suyo, aunque HTC sigue siendo quien lo fabrica. El resultado es el Nexus One, el primer teléfono que Google incluso vende directamente (aunque no en España) y en el que las actualizaciones de Android se pueden aplicar en el mismo momento en el que se publican, sin esperar a las personalizaciones del fabricante.
Poco después del lanzamiento del Nexus One, HTC presentó su propia interpretación del mismo desarrollo que había hecho para Google, y lo llamó HTC Desiré. Son, por tanto, dos teléfonos sumamente parecidos en los que apenas algunos detalles los distinguen.
La primera diferencia ya la hemos mencionado, y es algo a tener en cuenta. En el Nexus One el sistema operativo se puede actualizar tan pronto como Google lo lanza, mientras que en el Desiré hay que esperar a que HTC ofrezca la versión personalizada específica para este modelo e incorporando HTC Sense. Esto hace que, a día de hoy, el teléfono de Google ya pueda contar con la versión 2.2 (Froyo), mientras que el Desiré se queda con la 2.1 (Eclair), con lo que el segundo carece de las enormes virtudes de poder manejar contenidos de vídeo online, gracias al soporte de Flash Player 10.1 que implementa Froyo. En el Desiré también se ha implementado reproducción de vídeo, pero la calidad conseguida es peor. Otras mejoras que aporta Android 2.2 están relacionadas con el uso del terminal como módem, con la aplicación integrada ya en el propio sistema, así como la conectividad con Exchange, algo que venían reclamando los usuarios de entornos profesionales que desean hacer uso de sus cuentas de correo de empresa. La pantalla principal de Android permite ahora manejar hasta cinco escritorios diferentes (HTC ha implementado siete en HTC Sense), con un pequeño indicador que informa al usuario de la posición en la que se encuentra. En este sentido, la gestión de las redes sociales también se encuentra integrada, con posibilidad de sincronizar los contactos con Facebook para importarlos a la agenda con la imagen asociada. Los que habitualmente utilicen Picasa Web comprobarán que las imágenes también se cargan automáticamente.
En lo que respecta al hardware cambia el tipo de controles: trackball y botones táctiles en el Nexus One, frente a trackpad táctil sensitivo y botones físicos en el Desiré. Y cambia también la presencia de un segundo micrófono para funciones de cancelación de ruido, en el de Google, mientras que el HTC no lo incorpora. A cambio, el Desiré cuenta con sintonizador FM que el Nexus One no tiene (o al menos no lo tiene activado, pues posiblemente el hardware si esté). Una sutil ventaja, apenas perceptible, en el Nexus One, son tres contactos que hay en su parte inferior, y que se utilizan para conectarlo a una dock de escritorio en la que podemos cargarlo y usarlo para mostrar el reloj, el tiempo, fotos... También hay otra dock para coche, para convertirlo en un GPS junto con Google Maps Navigation.
El procesador es un Qualcomm SnapDragon a 1 GHz para ambos terminales, acompañado de 512 MB de memoria interna en el Nexus One y de 576 en el Desiré, aunque hay que recordar que esté último utiliza la interfaz HTC Sense que también consumirá más memoria. Ambos tienen una ranura para tarjetas microSD de hasta 32 GB (para acceder haya que retirar la batería) y se entregan con una de 4 GB. También comparten la pantalla táctil capacitiva de 3,7 pulgadas, de tipo AMOLED, con 800 x 480 píxeles de resolución, y la cámara de 5 megapíxeles con flash, autoenfoque y geolocalización.
Por último, nos queda comentar el aspecto de autonomía. Con la vibración durante las pulsaciones activadas, y la pantalla configurada al máximo brillo, la media de uso permitido antes de agotarse la batería es de 1 día y 16 horas, con un uso moderado de conexiones de datos y redes sociales. Sorprendentemente conseguimos elevar estos valores hasta los 2 días y 9 horas con sólo desactivar los fondos de escritorio activos (live wallpapers), lo que nos confirma que queda muy bonito pero consume demasiada energía del smartphone.

Nexus One
LO MEJOR: Actualizable rápidamente
LO PEOR: Sin radio FM
Puntuación: ***** (Producto recomendado)

HTC Sense
LO MEJOR: HTC Sense
LO PEOR: Pendiente de actualizar a 2.2
Puntuación: ***** (Producto recomendado)


Samsung Galaxy S
El Galaxy S (GT-I9000) es, probablemente, el smartphone más espectacular del momento que se comercializa en España, en el que Samsung ha puesto toda su artillería. Cuenta con una enorme pantalla capacitiva de cuatro pulgadas y 800 x 480 píxeles que, además, utiliza la misma tecnología SuperAMOLED que estrenó en el Wave y que ofrece excelentes resultados.
A pesar de las espectaculares dimensiones de su pantalla, el terminal no resulta mucho más grande que, por ejemplo, un HTC Desiré. Sus dimensiones exactas son 64,2 x 122,4 x 9,9 mm y tiene un peso de 118 gramos. Si hacemos caso a los rumores, en breve veremos la versión PRO, que incorpora un teclado QWERTY deslizante debajo de la pantalla.
Además de la tecnología SuperAMOLED, Samsung ha incorporado la tecnología mDNIe, que es la versión para móviles de la Digital Natural Image engine empleada en sus televisores.
El procesador está fabricado por Samsung y es de 1 GHz, algo ya habitual en los terminales de gama alta. Está

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información