| Artículos | 01 SEP 2005

2 tarjetas SLI nVidia permite mayor rendimiento 3D

Tags: Histórico
Daniel Alonso.
El sistema SLI de tarjeta gráfica dual permite ampliar las prestaciones gráficas de cualquier equipo utilizando dos tarjetas gráficas a la vez. se trata de una apuesta tecnológica importante que nos permite configurar un equipo para ampliar sus prestaciones gráficas. en este artículo práctico vamos a ver cómo realizarlo.

BENEFICIOS: Rendimiento gráfico excepcional.
TIEMPO REQUERIDO: 60 minutos
NIVELDE EXPERIENCIA: Medio
COSTE: Precio: 470 ¤; Fuente 450 W: 50 ¤; nVidia 6600 GT SLI: 150 ¤ x 2; Placa base nForce4 SLI: 120 ¤
HERRAMIENTAS: Destornilladores

Los profesionales y entusiastas de la informática buscan continuamente nuevas formas de mejorar el rendimiento de sus sistemas. Hasta ahora, en equipos domésticos y por la limitación del bus AGP, esto sólo se podía conseguir actualizando la tarjeta gráfica a medida que aparecían nuevos chips gráficos, nuevas tecnologías de memoria gráfica o, peor aún, en el caso de nuevas versiones del estándar AGP, cambiando también la placa.
Gracias a las posibilidades de la tecnología PCI Express, que no nos limitan a utilizar una única tarjeta gráfica, nVidia ofrece una nueva opción para lograr mayor rendimiento en plataformas 3D. Este fabricante ha sido el primero en implementar una tecnología doméstica PCI Express de tarjeta gráfica Dual. Veamos cómo lo ha conseguido.

1- ¿Cómo funciona?
Antes de comenzar a instalar nuestro sistema gráfico dual, vamos a ver en qué consiste esta tecnología y cómo puede mejorar nuestro sistema. La tecnología nVidia SLI (Scalable Link Interface) ha sido pionera en los ordenadores domésticos permitiendo combinar dos tarjetas gráficas SLI de nVidia en el mismo sistema para proporcionar así un rendimiento de gráficos 3D superior al de los habituales sistemas monotarjeta. El sistema ofrece escalabilidad y rendimiento aprovechando el enorme ancho de banda del bus PCI Express pudiendo llegar, según nVidia, a proporcionar hasta dos veces más rendimiento que una configuración con una sola GPU. Enlazadas mediante el conector SLI, ambas GPU tienen una vía de comunicación directa y pueden aprovechar la segunda tarjeta para liberar de carga de trabajo a la principal y aumentar el rendimiento, o conseguir aceleración 3D independiente en sistemas multipantalla.
La segunda parte de la tecnología es una placa base con soporte SLI, actualmente sólo ofrecido por las últimas versiones del chipset nForce4. Estas placas base incluyen una placa PCI Ex-press con dos conectores físicos para dos tarjetas gráficas unidas por el conector SLI, que es el que va a permitir la comunicación entre ambas y el balanceo de trabajo.

2- ¿Qué necesitamos?
En primer lugar, vamos a necesitar adquirir los elementos relativos a la ampliación hardware que vamos a realizar. Estos son los componentes que vamos a necesitar para poder disponer de un sistema gráfico dual SLI de nVidia:
- Una placa base con certificación nVidia SLI y un conector nVidia SLI: por supuesto, la placa base de la que disponemos ha de contar con soporte para esta tecnología a través de un conector específico. Básicamente, estas placas son las que incorporan chipset nForce 4 SLI.
- Dos tarjetas gráficas también con certificación nVidia SLI: evidentemente, para un sistema de tarjeta dual necesitamos dos tarjetas gráficas. Actualmente, la tecnología SLI dual sólo la incorporan las GPU domésticas 6600 GT y toda la gama 6800 de nVidia, por lo que debemos optar por un modelo de tarjeta con estos chips gráficos.
- Sistema operativo Windows XP: se trata del único sistema operativo con soporte para el sistema dual SLI, por lo que por el momento los usuarios de Linux deben esperar.
- Fuente de alimentación: debemos tener en cuenta que el consumo extra de energía que supone instalar dos tarjetas gráficas de gama media-alta hace muy recomendable que dispongamos de una fuente de alimentación de 350 W como mínimo. NVidia da estos datos según la GPU elegida; 6600GT mínimo 350W, 6800 y 6800GT mínimo 420W, y 6800 Ultra mínimo 500 W. Sin embargo, estas cifras son datos aproximados y pueden variar significativamente de un equipo a otro.
NVidia facilita una dirección en Internet donde vamos a encontrar los productos que disponen de la certificación SLI: placas base, gráficas y fuentes. Son todos los que están pero no están todos los que son, por lo que es posible que con otros modelos no certificados también funcione el sistema (sobre todo en el apartado de la fuente de alimentación) http://es.slizone.com/content/slizone_es/build.html.

3- Conectar las dos tarjetas
La instalación de las tarjetas gráficas SLI en una placa compatible es bastante sencilla. Para empezar, debemos insertar cada tarjeta en su slot PCI Express correspondiente. Si el modelo necesita alimentación de energía adicional, tendremos que destinar un conector libre de alimentación de la fuente a cada una de las gráficas. Algunos modelos utilizan directamente el conector de alimentación estándar y otros los denominados conectores de alimentación auxiliares PCI Express, aunque suele incluirse el adaptador junto con la tarjeta gráfica.
Hasta aquí el procedimiento de instalación es igual que el de cualquier tarjeta gráfica PCI Express, pero tendremos que realizar la labor por duplicado. No obstante, en este punto el procedimiento varía. Para completar la instalación de las dos tarjetas duales debemos insertar el conector SLI de nVidia que une las dos tarjetas. Este conector suele venir incluido con los modelos de tarjeta gráfica SLI o con las placas base SLI nForce4 que hemos comentado anteriormente. Tras la instalación del hardware tan sólo nos restará configurar el driver y software SLI.

4- Configuración del driver y software
Después de instalar todos los componentes citados, el sistema operativo debería reconocerlos al arrancar Windows XP. En este punto, nos aparecerá un mensaje indicando que se han detectado nuevos componentes de hardware. Como parte de la arquitectura UDA (Unified Driver Architecture), los drivers de nVidia incluyen todos los controladores necesarios para los sistemas SLI, así que el driver incluido en cualquiera de las dos tarjetas gráficas detectará sin problemas la configuración dual. Para ello, antes debemos asegurarnos de que el sistema tiene instalado el driver nForce4 que debe adjuntar la placa base compatible SLI. Si no fuese así, lo instalaremos con el disco de controladores que vendrá incluido con la placa base que hemos adquirido. Una vez hecho esto, reiniciaremos el sistema.
Una vez que tengamos el controlador nForce 4 bien configurado, antes de instalar los nuevos drivers gráficos, desinstalaremos cualquier versión antigua de drivers de nVidia que pudiera haber en el sistema (volviendo a reiniciar si fuera necesario), de tal forma que al reiniciar Windows las tarjetas gráficas aparezcan en el Administrador de dispositivos como Controlador Estándar VGA. Tras ello, instalaremos los últimos controladores gráficos de nVidia suministrados con las tarjetas o descargados de: http://es.nzone.com/object/nzone_downloads_betadrivers_es.html
Al reiniciar el equipo, si todo está correcto, nos aparecerá

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información