APLICACIONES | Noticias | 13 JUL 2000

IBM estudia las aplicaciones del futuro con su iniciativa Blue Planet

Los laboratorios de IBM buscan formas de facilitar la integración de la informática en el entorno humano y mejorar los dispositivos y aplicaciones a través de la iniciativa Blue Planet.
Arantxa G. Aguilera
Este experimento, en el que los laboratorios de IBM invertirán cuatro años y 180 millones de dólares (más de 31.800 millones de pesetas), tiene el objetivo de construir el mundo de la informática personal: aplicaciones que nos muestren cómo vivirá la gente en un mundo post-PC.

Aunque el proyecto lleva en marcha sólo desde febrero, ya se está realizando una investigación sobre los tipos de aplicaciones que serán necesarios en el futuro y se han iniciado algunos proyectos. Uno de ellos trata de encontrar formas de desarrollar bases de conocimiento que puedan ser compartidas; un área cuya importancia crecerá en consonancia con la integración de Internet en nuestras vidas. Para ello, la compañía ha empezado a usar un sistema interno de gestión automática del conocimiento llamado Skills Marketplace. En lugar de que los empleados tengan que introducir datos sobre sus conocimientos y experiencia, el sistema monitoriza el correo electrónico. En función de los asuntos y contenidos de los mensajes, determina los campos de experiencia del individuo. Después, se proporciona a los empleados la información para que puedan editarla y presentarla de forma más sencilla.

Otros proyectos en los que IBM trabaja dentro de Blue Planet estudian la forma en que las personas usan la teleconferencia y qué esperan de sus dispositivos móviles. Estos proyectos están en sus primeras etapas. Los laboratorios ya han realizado, sin embargo, experimentos en “pervasive computing” o informática “permeable” al entorno humano. Por ejemplo, se entregaron dispositivos inalámbricos de mano a 30 pasajeros frecuentes de unas líneas aéreas. Todas las unidades eran similares a los Palm en forma y tamaño, pero integraban un pequeño ordenador con encriptación integrada y una etiqueta de identificación por radiofrecuencia. A través de ellos se podía hacer un seguimiento a una distancia de hasta 9,1 metros en el aeropuerto. Cuando uno de los pasajeros se aproximaba al mostrador de facturación o al cajero del parking, se transmitía información al ordenador, permitiendo la generación automática de la tarjeta de embarque o del ticket de aparcamiento sin tener que hacer nada más.

Estos proyectos no hacen más que demostrar la aplicación de estos dispositivos a tareas cotidianas, aunque también ponen de manifiesto la necesidad de incrementar su nivel de seguridad y, especialmente, mejorar la infraestructura que los soporte. Para lograrlo es preciso adoptar estándares de comunicaciones y protocolos abiertos, algo en lo que IBM está trabajando tras someter su protocolo SOAP (Simple Object Access Protocol) para su aceptación como estándar abierto.
www.ibm.com

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información