ANALISIS | Artículos | 10 MAY 2016

Un mes con el Lenovo Yoga 900

Potencia y versatilidad se unen en un portátil muy ligero que, gracias a su pantalla flexible, puede convertirse en un tablet en un abrir y cerrar de ojos. ¿Necesitas una sólida autonomía? Es algo que también va a caracterizar a este producto.
Lenovo Yoga 900 1
Marc Corredera

Durante un mes he estado probando y utilizando el Lenovo Yoga 900, un ordenador portátil convertible destinado a aquellas personas que quieran disfrutar tanto de la productividad como del entretenimiento. ¿Cuáles son las claves de este dispositivo? Hay varios aspectos que me han llamado la atención, que trataré en detalle a lo largo de este artículo.

Si elegir un teléfono móvil no es tarea sencilla, creo yo que aún lo es menos cuando se debe valorar y reflexionar ante la posible compra de un ordenador portátil: autonomía, robustez, dimensiones de la pantalla y del teclado, memoria RAM y procesador, entre otras características igualmente relevantes. 

Diseño y acabados

A simple vista, el Yoga 900 tiene muy buena presencia, especialmente el modelo en color plateado. ¿Contamos con acabados metálicos? En realidad solo los encontramos en seis de los componentes que forman parte de la bisagra que permite abrir y cerrar la pantalla: un sistema eficaz y práctico que dará mucho juego según el uso que se haga del producto. 

 

La base de este portátil, que es de plástico, cuenta con cuatro pies de goma y dos altavoces, uno en cada esquina y con un formato de cuatro rejillas. ¿De que está hecha la tapa? También trae una superficie de plástico, con la palabra YOGA serigrafiada. 

¿Cómo se presenta el perfil? Tiene un acabado aparentemente sólido, con terminación en goma y superficie punteada que le confiere un relieve bien uniforme. En el lado izquierdo está la conexión para cargador, un puerto USB 3.0 y USB de tipo C, y un lector de tarjetas. En el lado opuesto hay otro puerto USB 3.0, el conector para auriculares, un botón para encender y apagar el ordenador, y una luz LED. 

Al levantar la pantalla, que trae cristal Gorilla Glass de Corning, uno se lleva una grata sorpresa al estudiar la superficie que rodea el teclado: al tacto me recuerda a la goma, evita el efecto deslizante y contribuye tanto a un apoyo más sólido de las manos como a una mayor resistencia a arañazos. En mi opinión, se obtiene un "look & feel" muy premium. 

 El teclado del Yoga 900 me ha parecido bastante confortable, aunque será necesario cierto tiempo de acondicionamiento si se viene de usar un PC de escritorio. Las teclas tiene un tamaño de 1,4 cm x 1,4 cm, y una separación entre ellas de 0,3 cm. Creo que la amplitud es más que suficiente para teclear con comodidad y no sentirse comprimido. 

¿Qué tal responde el touchpad? Cuenta con una superficie de 9 cm x 6 cm, me ha parecido que es preciso en el gesto y viene con los botones izquierdo y derecho característicos de un ratón: dichos botones no se han resaltado y no traen relieve, y están separados por una delgada línea roja. ¿Merece la pena utilizarse un ratón externo? Sí, si se está en casa o en la oficina y se pretende manejar programas de edición de vídeo y de fotografía como Premier o Photoshop. 

Este portátil de Lenovo me ha parecido tremendamente ligero y manejable, lo que invita a llevarlo de un lado a otro. Se puede levantar con una mano con seguridad y gran aplomo, pues sus 1,29 kilogramos de peso considero están muy bien equilibrados: de verdad, se sostiene en el aire sin necesidad de muchos equilibrios. 

Ordenador convertible

Lenovo ha pensando en todo a la hora de diseñar este portátil Yoga, pues la flexibilidad de sus brisagras permiten inclinar la pantalla, ponerla en paralela al teclado, utilizarla como pie de soporte o incluso doblarla completamente hasta acoplarla encima de la base del PC. ¿Sorprendido? El nombre del modelo le viene como anillo al dedo. 

Al superarse los 180º de inclinación de la pantalla, Windows 10 Mobile ya pide automáticamente permiso para entrar en "Modo Tablet": e incluso cambia la configuración del sonido, de forma que se percibe de una forma más envolvente a pesar de que solamente se cuente con dos altavoces. 

¿Crees que el teclado se ve aplastado cuando apoyamos el ordenador sobre una una mesa? Lo cierto es que no, pues el grosor de las teclas está en línea con la superficie que las rodea: he tenido que fijarme muy bien y comprobarlo durante unos minutos, dándome cuenta que las teclas no se hunden un sólo milímetro.

El touchpad y el teclado se desactivan en el "Modo Tablet", pero es poco probable que toquemos sobre ellos al sujetar el dispositivo: quizás por un momento, pero sin peligro que vayamos a estropear nada. El teclado virtual se activa inmediatamente cuando es preciso, respondiendo ágil y rápidamente.

¿Quieres explorar páginas web de una forma más natural? Microsoft Edge cumple estupendamente con su cometido tanto al cargar los contenidos, como al practicar zoom o desplazarse verticalmente por una página. El formato portátil es menos práctico cuando se está sentado en el sofá de casa o incluso cuando se viaja en tren.

En ocasiones he utilizado el Yoga 900 como soporte al redactar artículos o para realizar llamadas por Skype, apoyándolo sobre la mesa como si fuera un tejado: se dispone la pantalla y la base formando un ángulo de 45º. Es un buen sistema para maximizar el espacio disponible y tener la pantalla más cerca de uno mismo: en cierto modo es como si tuviéramos un marco ante nosotros, lo que puede ser decorativo si se muestran fotografías o vídeos en alta resolución.

La versatilidad de este ordenador es evidente, lo que ayuda a disponerlo de la forma más conveniente según el uso que vayamos a darle en cada momento: productividad, siendo necesario utilizar el teclado; reproducción de contenidos multimedia, disponiéndolo como un libro abierto en ángulo de 45º; o exploración de contenido en línea, doblando la pantalla en su totalidad. 

Calidad de Audio

La ubicación de los dos altavoces JBL del Yoga 900 no es la que yo hubiera elegido, pues estando en la base la apreciación del sonido cambia bastante en función de si las ondas rebotan contra una superficie a tres milímetros de distancia o si lo hacen a más de 1 metro.

Al reproducir música, y asumiendo que está activa la tecnología Dolby Home Theater, si el portátil descansa sobre una superficie rígida de madera los agudos cobran un mayor protagonismo y hay un efecto enlatado del sonido; por otro lado, si el portátil descansa sobre una superficie, pero los altavoces no se ven inmediatamente "bloqueados" por ningún objeto, el sonido se aprecia más espacioso y natural.

¿Debe mantenerse siempre activa la tecnología de sonido Dolby? No, aunque me gusta más como suena el Yoga 900 cuando los altavoces tienen "espacio para respirar": si se activa Dolby, de los modos de sonido pre-configurados recomiendo usar "Música" al reproducir pistas MP3. Durante las pruebas he mantenido el volumen al máximo, sin que el sonido se viera especialmente afectado por estridencias generadas por las frecuencias altas. 

¿Qué conclusiones se pueden extraer al echar el aguante a unos auriculares? Para las pruebas he utilizado varios modelos, de tipo in-ear y supraaural, entre ellos mis RHA T20 y mis Ted Baker Rockall, en ambos casos prefiriendo tener desactivada la tecnología de sonido Dolby al reproducir la mayoría de estilos musicales: con Dolby se aumenta la presencia de graves, pero ahogando los agudos, de forma que creo sólo sería convincente para un estilo house-trance puramente instrumental.

Experiencia visual: entretenimiento

El portátil ha satisfecho mis expectativas y ha dado la talla tanto a la hora de reproducir mis contenidos en formato MP4, DivX y MKV, quedando un margen superior e inferior de 2,2 cm de amplitud; como al visualizar los vídeos en Quad HD y 4K disponibles en YouTube, lo que sí ha llenado la pantalla en su totalidad. El Yoga 900 trae una pantalla LCD IPS de 13,3 pulgadas.

Indudablemente, la mejora de audio que viene de la mano de Dolby es de obligada activación para disfrutar de una sensación más envolvente y dar más cuerpo al sonido en lo que graves se refiere: en este caso, con el modo "película" seleccionado, las voces no quedan ahogadas sino que lucen igualmente en los diálogos. Claro está, la experiencia mejora radicalmente con unos buenos auriculares.

¿Se puede disfrutar de los juegos con el Yoga 900? Sí, yo he podido probarlo con títulos de la tienda de Windows 10 como Modern Combat 5 y Asphalt 8, e incluso instalando viejos juegos de PC como Star Wars Battlefront 2 y Wolfstein. Pero yo no probaría con juegos de última generación como Doom 2016, Need For Speed PC 2016, Forza Motor 2016 o Assassin’s Creed Syndicate PC, básicamente por que la tarjeta gráfica no dará la talla. 

Este ordenador, aunque cuenta con 16GB de RAM y un procesador Intel Core i7-6500U a 2,5GHz, viene con una tarjeta gráfica Intel HD Graphics 520, que no podrá competir con soluciones como la NVIDIA GeForce GTX 950M, que se puede encontrar en portátiles especialmente diseñados para el gaming.

Durante las pruebas del Yoga 900 en el terreno de los juegos he utilizado un kit completo de accesorios de Mionix, compuesto por unos auriculares Nash 20, el ratón Castor y el teclado Zibal 60. De cara a rentabilizar el espacio he sacado provecho de la capacidad del portátil de doblar la pantalla hasta 360º, tal como se muestra en la imagen incluida sobre estas líneas.

Potencia tu productividad

Uno de los primeros ajustes obligados al comenzar a utilizar este PC está relacionado con el apartado visual. La resolución nativa de la pantalla es demasiado alta, lo que afecta negativamente al tamaño de los menús de ciertos programas: al igual que con mi portátil, me he visto obligado a adaptar la resolución a 1920x1080 pixels (óptima para mi gusto y necesidades). 

Un portátil como el Yoga 900 debe ser, ante todo, una herramienta capaz de impulsar la productividad del usuario más allá de las actividades de puro entretenimiento. Así pues, con la batería cargada al 100%, el propietario de este PC se dará cuenta de lo que tiene cuando sea momento de ponerse a trabajar.

Con el brillo de la pantalla al 75% y un modo de energía equilibrado, es posible trabajar toda una mañana y más sin acusar la falta de autonomía: hacía tiempo que no contaba con la tranquilidad de redactar mis artículos sin mirar de reojo la barra indicadora del nivel de carga. De acuerdo a mis propias estimaciones, y uso del portátil en mis obligaciones como redactor de IDG, se podrá llegar sin problemas a las 8h de uso.

¿Qué otras mediciones me he tomado el lujo de realizar? Manteniendo el brillo de pantalla alto, 40 minutos de vídeo a pantalla completa no restarán más de un 9% de batería: el mismo tiempo de uso, pero destinado a jugar a Star Wars Battlefront 2, ha agotado poco menos de un 25% de energía. Que cada uno saque sus propias conclusiones, pero la autonomía me ha parecido excelente. 

Una vez se le toma el pulso al teclado, uno se acaba acostumbrando a una cuestión tan importante como el recorrido de las teclas: vengo de usar un teclado mecánico, cuyo tacto y nivel presión requerido son muy distintos. Por otro lado, el touchpad ha respondido mejor de lo que cabría esperar, sin obtener reacciones imprevistas y disfrutando de respuestas instantáneas. ¿Lo he usado siempre? Al utilizar con regularidad programas de edición como Photoshop y Premiere, he prefiero optar por un ratón inalámbrico. 

A nivel de conectividad, este Yoga cuenta con dos puertos USB 3.0, uno en cada lado, y un puerto USB de tipo C en el lado izquierdo: para aprovechar este último tipo de conexión te podría convenir comprar un cable KSIX USB-C a micro USB o uno USB-C a USB-C, disponibles e línea a un precio de 12 euros. Yo tengo dichos cables, que me sirven para interconectar diversidad de productos electrónicos, incluido mi Smartphone de Huawei. 

Observaciones finales

¿Qué tipo de portátil andas buscando? El Lenovo Yoga 900 me ha dejado ampliamente satisfecho durante el mes de uso, destacando ante todo sus cualidades en autonomía y la ligereza de su estructura. En rendimiento no me ha defraudado, habiendo contribuido en gran medida el disco duro SSD de Samsung, los 16GB de RAM y el procesador Intel i7. 

Un producto bastante redondo en el que, para mi gusto, encajaría mejor una distribución de altavoces en la zona que rodea el teclado. Por otro lado, la cámara web me ha parecido floja en estancias iluminadas con luz artificial: la cámara frontal del mi Smartphone es más luminosa, proporciona mayor nitidez y trae menos ruido. 

Este portátil está disponible en la página web de Lenovo por 1450 euros.

Resumen de características del equipo evaluado: procesador Intel Core i7 de 6ª Generación, 16GB de memoria RAM, disco SSD Samsung de 256GB, pantalla LCD IPS 13,3" con resolución de 3200x1800 pixels, tarjeta gráfica Intel HD Graphics 520, conectividad Bluetooth 4.0 y Wi-Fi, Windows 10 64-bits, tecnología de sonido Dolby Home Theater y altavoces JBL, 1.29 kilogramos de peso, cámara web HD 720p y batería de 66 Wh.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información