ANALISIS | Artículos | 11 MAY 2016

TrackR Bravo, no pierdas y localiza objetos importantes

¿Has perdido alguna vez las llaves de casa o del coche? ¿No recuerdas exactamente donde dejaste tu bolsa de deporte? TrackR cuenta con un dispositivo que permite localizar a distancia un objeto, ya sea de forma sonora o por localización GPS.
trackr bravo 1
Marc Corredera

¿A quién no le ha sucedido alguna vez que no se encuentran las llaves de casa o el propio teléfono? TrackR ha ingeniado "Bravo", un pequeño dispositivo con un diámetro de 3,1 cm y cuerpo en aluminio anodizado: es poco más grande que una moneda de 50 céntimos de euro y cuenta con un grosor de casi 0,4 cm. 

Durante más de 1 mes he llevado este pequeño gadget junto a mis llaves, e incluso en el bolsillo de mi billetero como si fuera una moneda más, y en todo ese tiempo he podido saber en todo momento si dichos objetos estaban cerca de mí. ¿Cómo funciona Bravo? Cuenta con conectividad Bluetooth 4.0 permanente, una luz LED integrada y dos micro altavoces para generar un sonido in crescendo de hasta 85 dB.

¿Autonomía? Su batería CR1616 de tipo botón es capaz de dar hasta 1 año de uso, reemplazándose fácilmente desde la disimulada bandeja lateral: incluso la app móvil te informará de cuál es el nivel de carga, para que puedas tener una estimación de la vida útil restante. 

 

Para exprimir las cualidades de este dispositivo, en tu Smartphone tienes que instalar la aplicación TrackR (para Android y IOS) y activar los servicios de ubicación. ¿Por qué esto último? Aunque se puede disfrutar de Bravo sólo vinculándolo al teléfono de forma inalámbrica, al tener el GPS activo, si se extravía un objeto la app registra y muestra el último punto geográfico donde el teléfono y el "localizador" estaban aún conectados.

Utilizando una aplicación de mapas como Google Maps, no habría más que trazar una ruta hasta las coordenadas o dirección postal donde puede haberse extraviado el objeto que llevaba el tracker. Por otro lado, y gracias a la función "Crowd GPS", se podría incluso localizar un objeto si otra persona usuaria de la aplicación TrackR pasara cerca: recibiríamos una alerta indicándose la posición GPS. Claro está, debería haber una extensa comunidad de propietarios de dispositivos TrackR en nuestra región. 

Este pequeño dispositivo se puede tener en un llavero, en el collar de un perro, en la guantera del coche, en la billetera, en un bolso, en algún rincón de una bici, en la funda de unas gafas, o junto a cualquier otro objeto que pudiera perderse o fuera difícil de localizarse a simple vista. Con Android y IOS, se podrían utilizar hasta 10 localizadores de TrackR, que se gestionarían desde la aplicación móvil.

¿Cómo se mantiene controlado un objeto con Bravo? La configuración de la app es importante pues, entre otras cosas, permitirá determinar cómo y cuándo se nos deben mandar alertas que indiquen que es posible perder un objeto: incluso reduciríamos el riesgo de extraviar nuestro Smartphone. 

En el apartado de "configuración", independiente para cada dispositivo TrackR que tengamos, es clave el indicar si queremos que el móvil y el localizador emitan una señal sonora cada vez que se desconecten. Es más, recomendaría que la señal sonora durará los 10 segundos de máximo a establecer. ¿Qué pasa si nuestra casa u oficina es grande y resulta fácil que ambos productos se alejen lo suficiente? Con la aplicación móvil es posible establecer las áreas Wi-Fi en las que las alertas quedarán silenciadas, siempre que el teléfono esté conectado a ellas. 

Si bien se puede utilizar Google Maps, u otra aplicación similar, para alcanzar las últimas coordenadas en las que el móvil y Bravo estaban emparejados, también es viable buscar el localizador echando un vistazo a la pantalla del móvil, activando manualmente la alerta sonora y fijándose en cuál es el nivel de cercanía del objeto a rastrear (próximo, cerca, lejos o "buscando").

Por cierto, si el problema es que no encuentras tu Smartphone, este gadget tiene un botón físico con el que lanzar un aviso sonoro: el volumen de la señal acústica será tan intenso como lo permita el altavoz integrado del teléfono. Esta función la he utilizado en más de una ocasión. 

Debo decir que el actual firmware del Bravo desactiva la localización del teléfono si, una vez emparejados los dispositivos, se abre y se cierra la app móvil de TRackR: se solventa desactivando y activando de nuevo la señal Bluetooth. ¿Recomendación? O no abras la aplicación o bloqueála para que esté siempre abierta en segundo plano (desde la ventana multitarea).

¿Es mucho un sonido de 95 dB? Depende del nivel de ruido y si estamos encarados hacia el área en el que se encuentra el TrackR Bravo: en plena calle, y en función del nivel de ruido, la frecuencia emitida por el localizador es audible entre 5 y 15 metros de distancia. Hay que tratar de agudizar el oído y, ante la duda, merece la pena detenerse unos segundos: la información proporcionada por la app móvil nos dará pistas de si vamos por buen camino.

¿A qué distancia se pierde conexión entre el teléfono y el dispositivo de TrackR? En mi piso, a una distancia aproximada de 6 metros: hay que tener en cuenta que hay paredes y un pasillo de por medio. Por otro lado, en un espacio abierto, y sin nada alrededor que puede bloquear la señal Bluetooth, con mi LG G4 se ha llegado hasta los 15 metros antes de perder cobertura de señal.

En mi opinión, el TrackR Bravo puede ser un dispositivo realmente útil para aquellas personas que sean un poco despistadas o que simplemente se desplazan de un lado a otro continuamente. ¿Hay algo que nunca deberías descuidar cuando te vas de fin de semana? Quizás un vistazo rápido a la aplicación móvil o una alerta sonora sean suficientes para recordártelo. 

En el vídeo incluido a continuación se demuestra una forma de recuperar una bici robada, aunque utilizándose la función "Crowd GPS", la cual solamente tendrá utilidad si la región en la que residimos hay una buena comunidad de usuarios TrackR. Hay medidas de seguridad que implican una mínima inversión. 

En Estados Unidos, este pequeño dispositivo se puede comprar desde la web de TrackR por 29,99 dólares, habiendo descuentos de entre 60 y 150 dólares si se compran 5 o 10 unidades: incluso se puede serigrafiar un texto. En España, El Corte Inglés vende el Bravo por 29,95 euros

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 2 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información