ANALISIS | Artículos | 04 OCT 2016

Mi primer día con la Misfit Ray, ¿Nos ponemos en forma?

¿Buscas una smartband con estilo? Es posible que lo encuentres en la Misfit Ray, un dispositivo con gran autonomía y elegantes acabados.
Autor: Marc Corredera (Twitter: @marcCEcases)

De vez en cuando a uno le apetece probar gadgets nuevos y diferentes, y considero que ha sido una buena oportunidad el poder evaluar la Misfit Ray, una smartband cuyo funcionamiento y manejo dista un poco de lo que algunos están acostumbrados a ver. ¿Quieres saber cuáles han sido mis sensaciones durante las primeras 24 horas uso?

El embalaje y presentación del producto son los adecuados, indicándose mediante texto y dibujos los puntos clave por lo que uno podría decidirse a comprar la "Ray": de hecho, hay un par de ellos que estoy seguro llamarán la atención de cualquiera que eche un ojo por encima a las especificaciones. 

Toma de contacto

Hay poco que ver en la caja de este dispositivo Misfit, mas es curioso no ver un cable USB y en su lugar advertir la presencia de tres pequeñas pilas de formato botón. ¿Aún no lo sabes? Esta smartband no necesita cargarse, si no que aguantará hasta 6 meses operativa: claro está, según el nivel de actividad y alertas recibidas, la autonomía será algo menor. 

Poner las pilas en su sitio será tremendamente sencillo y así se indica en la breve guía de usuario incluida junto al dispositivo. ¿Cuál es la primera conclusión a la que he llegado? Es un verdadero alivio no tener que preocuparse de cargar cada día, o cada dos o cada cinco días otro gadget a parte del Smartphone: esto gana muchos puntos en mi percepción de un producto destinado a las notificaciones y al fitness. 

La correa que viene por defecto parece ser de un tipo de plástico traslucido (TPU) que ofrece la suficientemente flexibilidad como para que se adapte bien a la muñeca: el punto de cierre, que es muy sólido, se puede ajustar para que la Misfit Ray quede tan ajustada como se quiera. En cualquier caso, y en mi opinión, la correa liga a la perfección con el cuerpo de aluminio anodizado en cuyo interior se esconde la tecnología del producto.

Primeras 24 horas uso

La Misfit Ray pesa solamente 8 gramos y, tras un primer día de uso permanente, puedo asegurar que será sumamente cómodo llevarla: al final no notarás que la llevas, excepto cuando vibre al recibir una alerta. Este es el tipo de producto pensado para llevarlo de forma permanente, ya sea para darte una vuelta por tu ciudad o hacer trekking, para medir el estado del sueño mientras duermes, o no quitártela aunque te estés dando una ducha o haciendo unos largos en una piscina. 

¿Cómo de práctica es esta smartband? Cuenta con un sistema de avisos y notificaciones muy particular, especialmente por el hecho de que no hallaremos una pantalla en la que, por ejemplo, consultar información tan básica como la hora: en su lugar tendremos un LED que, en mi opinión, resultará ser bastante visible incluso en exteriores.

Es probable que te preguntes lo siguiente: Si no hay pantalla, ¿Cómo sabes qué tipo de notificación se ha recibido? Será tan sencillo como, a través de la aplicación móvil, asignar un color específico para las notificaciones de una aplicación en particular. Francamente, a mí ya me parece bien y me ha convencido el sistema, que viene acompañado por una serie de leves vibraciones.

En todo caso, hay que señalar que por el momento no se cuenta con aviso de notificaciones para todas las apps instaladas en el Smartphone vinculado, pero sí dispondremos de algunas tan básicas como Gmail, Line, Skype, Facebook Messenger, Calendario, Instagram o Twitter. Por mi parte, he echado en falta notificaciones de Outlook, la aplicación que uso para correo corporativo. ¿Algo más a añadir? Estaría bien que, si la notificación no se ha revisado tras unos minutos, la Ray volviera a vibrar y se encendiera el LED a modo recordatorio. 

Por cierto, me ha encantado el disponer de una sutil alarma en forma de vibración para la muñeca, lo que permitirá despertarse con menos sobresalto: desde la aplicación móvil se podrá determinar la hora de la alarma, ya sea para uso puntual o a diario. 

La aplicación móvil es visualmente atractiva y, en apenas una hora, ya se tendrá todo localizado sin necesidad de usar un manual operativo. Será el lugar perfecto en el que consultar la actividad por día, semana y mes; conocer el estado del sueño, en términos de "descanso" y  sueño ligero; y configurar notificaciones y alarmas.

Conclusiones del primer día

La Misfit Ray me ha parecido cómoda de llevar incluso durmiendo, aunque todavía tengo que probarla con más ahínco para determinar el grado de precisión en pasos y distancias, a la hora de medir la calidad del sueño y, sobretodo, comprobar hasta que punto resultará útil instalar la aplicación Misfit Link.

Por el momento, con un ZTE Axon 7, no he podido configurar Misfit Link para manejar la reproducción de música o tomar fotos a distancia, algo que contrastaré y de lo que hablaré a fondo durante la review final de producto. No quiero olvidarme de mencionar que esta smartband cuenta con un sensor táctil capacitivo que reacciona al "golpear" sobre la zona metálica. 

Por el momento, y tras 24 horas de uso, las primeras impresiones son muy positivas. Puedes comprar la Misfit Ray en Amazon, por algo menos de 100 euros (a fecha de este artículo).

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información