ANALISIS | Artículos | 26 MAY 2016

La mirada retro: Samsung Omnia i900

En 2008, terminales como el Omnia i900 llegaron al mercado para plantar cara a la revolución que sobrevino con el lanzamiento del primero iPhone de Apple: el reto era ofrecer interfaces táctiles más manejables y enfocadas a una experiencia de usuario totalmente distinta al clásico móvil con teclas físicas y pantalla "pequeña".
Autor: Marc Corredera (Twitter: @marcCEcases)

Solamente han pasado 8 años desde que se lanzó el Omnia i900 de Samsung, pero las cosas han cambiado mucho en el mundo de la telefonía móvil. En cualquier caso, 2008 fue el año en el que la compañía coreada dio vida uno de los Smartphones más emblemáticos de su historia. El primer iPhone de Apple, con una revolucionaria interfaz táctil, era el rival a batir.

Este teléfono móvil, que tenía un peso de solamente 122 gramos, contaba con una pantalla táctil resistiva de 3,2" y resolución de 240x400 pixels. ¿Qué significa resistiva? Era necesario realizar una ligera presión para que se reconociera el gesto: en el caso de las capacitivas, las que hay actualmente en el mercado, basta con rozar la superficie de la pantalla.

 

Una de las particularidades del Omnia i900 es que en la cara delantera incorporaba un botón central con trackpad integrado, el cual se utilizaría para desplazarse por los menús con mayor agilidad y sin necesidad de tocar sobre el área de la pantalla. Samsung incluyó un stylus junto al teléfono, un complemento imprescindible para ser precisos a la hora de manejar las aplicaciones y la interfaz del sistema: Windows Mobile 6.1 no estaba pensado y enfocado a entornos gráficos de manejo táctil. 

Este móvil contaba con una cámara en la cara delantera, aunque su uso estaba limitado a la capacidad de realizar vídeo llamadas. Al darle la vuelta al Samsung Omnia, nos encontramos con una cubierta posterior de plástico en cuya superficie destacaba la cámara principal de 5MP de máxima resolución y auto-enfoque: al retirar dicha cubierta se accedía a la batería de 1440 mAh de capacidad, y las ranuras para tarjeta SIM y tarjeta micro SD.

Este Smartphone integraba un procesador Marvell PXA312 a 624Mhz, 128MB de RAM y, en el caso de mi dispositivo, con 16 GB de memoria interna total. Por supuesto, no faltaría conectividad Bluetooth 2.0, Wi-Fi, y GPS. En su día, este móvil de Samsung fue una auténtica joya y objeto de deseo. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información