ANALISIS | Artículos | 11 JUL 2016

Kingston UV400, unidad SSD para dar nueva vida a mi Mac

¿Necesitas un disco duro SSD para impulsar el rendimiento a tu ordenador portátil? El Kingston UV400, de 480GB, le ha dado alas a mi MacBook Pro de 2011.
kingston uv400 2
Autor: Marc Corredera (Twitter: @marcCEcases)

Ya hace algo más de dos años que espero la inevitable saturación del hardware en mi MacBook Pro de 2011, pero a pesar del nivel de exigencia al que lo he sometido se resiste a abandonarme y decir basta. ¿Qué decisión he tomado recientemente con el fin de alargar aún más la vida de mi portátil? Instar una flamante unidad SSD Kingston UV400 de 480GB de capacidad. 

Hasta hace unos días estaba usando un disco duro de 2,5" convencional, un Western Digital de 500GB que reciclé de una unidad externa de la misma marca: una caída inesperada de mi MacBook, que estaba operativo, me obligó a tomar una medida a priori provisional que, por suerte, ha aguantado más de 24 meses (y hubiera seguido aguantando). 

Una unidad SSD en mi MacBook Pro

¿Es fácil cambiar un disco duro interno de un MacBook Pro? Al menos a mí no me ha supuesto tener conocimientos técnicos muy avanzados para una tarea que, eso sí, requiere de tener las herramientas pertinentes, algo de cuidado y paciencia, y un tanto de precisión. De hecho, a grosor modo, los siguientes son los pasos que realicé al llevar a cabo la instalación:

1. Darle la vuelta al MacBook y retirar los diez tornillos que se encuentran rodeando la cubierta posterior metálica.

2. A continuación, tras ver que el disco duro se aloja a la izquierda de la batería, no hay más que retirar los tornillos de la estructura de soporte, levantar con cuidado la unidad de almacenamiento, retirar los cuatro tornillos distribuidos en los flancos y, para terminar, desconectar con cuidado el cable SATA

3. Conectar el cable SATA al Kingston UV400, encajar los tornillos laterales, acomodar la unidad en el espacio correspondiente, atornillar la estructura que fija el disco SSD y finalmente atornillar la cubierta trasera del portátil.

La parte correspondiente al hardware no reviste ninguna dificultad, al menos si alguna vez se ha manejado un destornillador y se ha abierto la caja de un ordenador de sobremesa. Algo de aventura si que hay, pero si las cosas se hacen con cuidado no tiene por qué pasar nada. ¿Siguiente paso? Instalar OS X El Capitan, que en mi caso tuvo lugar con un proceso de recuperación en línea: el sistema operativo se descarga desde los servidores de Apple, sin necesidad de usar CDs de instalación (los míos los había extraviado).

La unidad SSD de Kingston viene sin formato, así que se puede utilizar la "herramienta de discos" de OS X para establecer las particiones y dar un formato con un sistema de ficheros Mac OS Plus (con registro). Hecho esto, se inicia el proceso de descarga del sistema operativo, se espera a que todo se instale y se reinicia el MacBook Pro. 

Durante los más de diez días con el Kingston UV400 instalado, no he observado anomalía alguna. Todo ha tenido lugar como cabría esperar, con óptimo funcionamiento del equipo: el inicio del MacBook Pro es ahora muy rápido, y el restablecimiento de mis contenidos en la nueva unidad no me ha llevado mucho tiempo (para ello he utilizado un cable con conexión SATA y conexión USB de alta velocidad de Sandberg).

Una de las tareas básicas, tal como apuntaba sobre estas líneas, ha sido la de recuperar mis contenidos desde el antiguo disco duro, y para ello he usado un "simple" cable: la velocidad media de transferencia de datos alcanzada, usando un puerto USB 2.0 y un contenido de 16,6GB (2813 archivos), ha sido de 28,71 MB/s. 

Una vez se tienen los anteriores archivos en el propio dispositivo de Kingston, la copia de los contenidos entre particiones ha alcanzado una velocidad media de transferencia de datos de 77,26 MB/s. Está claro que la rapidez del Kingston UV400 da alas a mi MacBook Pro de 2011. Una buena renovación de un elemento básico a nivel hardware que impulsará el rendimiento a otro nivel. 

Transferencia de datos a través de USB 3.0

Antes de llevar a cabo la instalación del Kingston UV400 480GB en mi MacBook Pro, he procedido a testar la velocidad de transferencia de datos mediante el uso de un puerto USB 3.0, un cable especial de Sandberg y datos de origen también almacenados en una unidad de almacenamiento SSD. ¿Cuáles han sido los resultados obtenidos?

  • 8,05 GB, repartidos en 12 archivos MP4: velocidad media de 92, 62 MB/s.
  • 2,62 GB, repartidos en 223 archivos (imágenes JPG): velocidad media de 103,18 MB/s.
  • 2,8 GB, repartidos en 13234 archivos (datos instalación de Adobe para PC): velocidad media de 11,94 MB/s. Ha habido momentos en los que se han copiado datos a muy baja velocidad, siendo este caso una excepción por el tipo de datos objeto de copia.
  • 12,2 GB, repartidos en 1359 archivos (imágenes JPG): velocidad media de 65,75 MB/s.
  • 6,74 GB, repartidos en 75 archivos (datos instalación Street Fighter V para PC): velocidad media de 87,36 MB/s

Desde el punto de vista técnico, mi unidad SSD debería alcanzar una velocidad de escritura de hasta 500 MB/s, siempre considerándose que se dispone de un hardware óptimo disponible en un PC/Mac de última generación. En mi caso, y a pesar de la antigüedad de mi portátil Apple y portátil de Fujitsu, los datos obtenidos son muy decentes si tengo presentes mis necesidades y nivel de exigencia en carga de trabajo.

Esta unidad almacenamiento en estado sólido (SSD) puede ser hasta diez veces más rápida que un disco duro convencional, utiliza un controlador Marvell 88SS1074 de 4 canales y cuenta con una vida útil prevista de 1 millón de horas. También puede ser importante para algunos usuarios el saber que puede aguantar vibraciones de hasta 2,17 G (7–800 Hz) mientras está en pleno funcionamiento y de hasta 20 G (10–2000 Hz) en un estado de reposo. 

Este disco duro, con interfaz SATA Rev.3.0 (6GB/s) y retrocompatible con SATA Rev.2.0 (3Gb/s), puede utilizarse en portátiles destinados a usarse en condiciones poco habituales, soportando temperaturas de funcionamiento de entre 0ºC y +70ºC.

¿Cuánta energía consume ? Se necesitaría un máximo de 2,515 W en escritura. Por otro lado, y al menos en mi MacBook Pro, sí es verdad que se nota el incremento de temperatura de la zona del disco cuando hay cargadas de trabajo importantes, pero en general se puede apreciar una temperatura de uso normal.

Haber integrado el Kingston UV400 en mi portátil ha sido todo un acierto. ¿Quieres uno para ti? Puedes comprarlo a través de Amazon por poco más de 100 euros (a fecha de publicación de este artículo).

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información