ANALISIS | Artículos | 21 ABR 2016

Así es la funda y la carcasa oficial para el LG G5

La funda o la carcasa suelen ser accesorios básicos para un Smartphone, y ya no solo como medida de producción del producto ante caídas, sino también para mejorar las sensaciones de manejo: el acabado de la superficie puede contribuir en mucho.
LG G5 fundas

Al comprar un nuevo Smartphone uno siempre piensa qué accesorios se pueden necesitar para sacarle el mayor provecho: el LG G5 no será una excepción, pues con él se han lanzado módulos intercambiables y trae buenas cualidades a la hora de reproducir música. ¿Qué accesorio es el primero que nos viene a la cabeza al estrenar nuevo móvil?

Merece la pena conocer cuales son dos de las fundas oficiales para LG G5: la Quick Cover y la Crystal Guard Case, este último producto una simple carcasa posterior. Con determinados dispositivos, sobretodo cuando tienen un elevado precio, es recomendable emplear accesorios destinados a protegerlos y que, al mismo tiempo, permiten un uso más confortable. 

Para una protección básica, se puede elegir la Crystal Guard Case, que casi no influye en las dimensiones y el el peso del teléfono. Sería el tipo de accesorio que yo compraría, pues puedo manejar el terminal de inmediato solamente sacarlo del bolsillo: no es así cuando se utilizan fundas con tapa, que personalmente no me terminan de ser prácticas.

 

Esta carcasa protege totalmente el lado derecho, la mayor parte del izquierdo y deja completamente libres el lado superior y el inferior. ¿Están protegidas las esquinas? Sí, para evitar daños mayores en el cuerpo del G5. Al darle la vuelta a este accesorio se aprecia el particular dibujo de la superficie, formado por centenares de hexágonos unidos los unos a los otros. 

¿Qué es lo que más valoro de la Crystal Guard? El acabado, que permite un agarre del teléfono más confortable gracias a que se genera una buena dosis de fricción con la superficie: un punto fundamental para evitar que el dispositivo se nos escurra de las manos. Por otro lado, es innegable que el material utilizado no está exento de que se arañe con relativa facilidad.

Este accesorio también es recomendable para preservar una característica básica, la doble cámara trasera: la carcasa no llega a 1 mm de grosor, lo suficiente para aportar protección al cristal que cubre las dos lentes. Puede que no siempre apoyemos el G5 sobre una superficie totalmente plana y libre de objetos. 

¿De qué otra forma se puede proteger el nuevo buque insignia de LG? Utilizando la Quick Cover, cuya usabilidad se ha simplificado mucho respecto a anteriores generaciones G Series. En esta ocasión, solamente el lado izquierdo cuenta con una protección total, quedando el resto del perfil totalmente al descubierto. Por supuesto, las esquinas estará protegidas, para el caso de que el G5 se precipitara al suelo.

En la cara frontal hay varios elementos a observar: una ventana de 5,2 cm de diagonal, un orificio alineado con el led de notificaciones y la apertura que coincide con el auricular. La ventana servirá básicamente para mostrar información horaria y los iconos de las aplicaciones que han recibido notificaciones.

¿Qué sucede si recibimos una llamada? Se puede colgar o descolgar realizando un gesto sobre la superficie de la funda, la cual es semi-táctil. La idea es que no debamos doblar la tapa sobre la zona posterior para atender llamadas. Lástima que, a nivel funcional, se hayan limitado tanto las opciones de la nueva generación de fundas oficiales Quick Cover. 

Si echamos un vistazo a la zona posterior del accesorio, nos encontraremos con una superficie lisa de tacto suave que, en mi opinión, contribuye también al buen agarre del teléfono. ¿Será duradera? No lo creo, si somos descuidados si arañará con facilidad al tomar contacto con elementos metálicos. 

¿Cómo se puede ajustar el volumen del sonido? El perfil izquierdo de la funda es flexible, lo suficiente para contactar bien con los botones laterales: sin embargo, LG ha fallado al no indicar su posición exacta. Son detalles, pero hay que tenerlos muy en cuenta también. 

Lo bueno de la Quick Cover es que al abrir la tapa se desbloquea el G5, sucediendo lo contrario al cerrarla: la cara interior de este componente trae una superficie de tacto suave y aspecto metalizado rodeando una zona central semi-transparente. La tapa se doblará hacia atrás sin esfuerzo, lo que se agradece de cara al uso del teléfono.

La Crystal Guard Case, disponible por 20 euros, sería mi accesorio básico para utilizar con el LG G5, pues me daría libertad de uso, me aportaría ese extra de protección y mejoraría aún más el agarre del teléfono. ¿Qué precio tiene la funda? 45 euros en MobileFun España, a fecha de este artículo. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información